Consejos para comprar un monitor nuevo

Salu3D, estimados lectores. Bien sabéis que en Flopgames siempre hemos intentado compartir nuestra humilde sabiduría con vosotros. Conocimientos que en ningún caso son profundos, exactos o exclusivos, pero la buena acogida que tienen nuestras entradas aconsejando sobre compras tecnológicas nos anima a seguir con ellas. En esta ocasión, aprovechando que muchos miembros del staff han renovado monitor hace poco, queremos compartir algunas claves para hacerse con una buena pantalla y aprovechar al máximo nuestro ordenador.

A día de hoy vivimos tiempos complicados. Y no, no me estoy refiriendo a la Covid-19 (aunque la situación al respecto es muy delicada), hablo de que comprar un monitor ahora es bastante más “difícil” que hace quince años (plano y cuanto más grande mejor, esas eran las consignas). Muchos fabricantes, modelos, paneles, conectores… siglas por doquier. Por esta razón intentaremos aclarar un poco las dudas más habituales, sobre todo a gente que no está muy metida en el sector y solo busca hacerse con una buena pantalla sin perder la cabeza.

Consejo 1 – ¿Qué necesitas?

La clave principal para elegir monitor está en buscar lo que más se ajuste a ti y a tus necesidades. Dependiendo del uso que le vayamos a dar buscaremos un tipo de pantalla u otro, ya que no es lo mismo trabajar escribiendo o programando, que ver películas, navegar o jugar. Dentro de los videojuegos tampoco tiene nada que ver la exigencia de un juego competitivo o semiprofesional, incluso profesional, con un jugador retro o casual que solo busca entretenerse puntualmente. Una vez sabemos para qué lo queremos, empezaremos a buscar.

Consejo 2 – Marcarse un presupuesto máximo

Siempre recordamos este punto, pero es que resulta fundamental. Si disponemos solo de 200€, o no queremos gastar más de 500, es importante ceñirnos a eso y manejar opciones dentro de esa horquilla de precios. Podemos hacernos con monitores nuevos desde 75€ hasta varios miles, y obviamente cuanto más caro sea, suele ser mejor, pero a la mayoría nos bastará con productos más asequibles. Sí que es cierto que la oferta ha aumentado, pero también las prestaciones de los equipos, razón por la cual el precio medio de los monitores ha subido. Hace una década lo habitual era destinar entre 100 y 150€ a una pantalla, mientas que ahora la media se mueve entre los 250-300€. Esto no quiere decir que no nos “sirva” un modelo de 100… o al contrario; igual necesitamos uno de 800. En todo caso, os animo a ser consumidores prudentes y no dejarse llevar por nombres rimbonbantes y comerciales con ganas de comisiones.

Consejo 3- El tamaño

Hoy por hoy no aconsejo menos de 21 pulgadas. Salvo que tengamos un mueble, mesa o espacio muy delimitado, la época de 15 ó 19 pulgadas pasó a mejor vida. 21, 24 ó 27 son buenos estándares. 32 no es mala opción si lo queremos para ver películas, series o jugar a cierta distancia. También hay gente que por trabajo requiere dos pantallas, en cuyo caso recuerdo que hoy en día la calidad de los monitores es mucho más alta y ya no se producen esos mareos ni el cansancio ocular del pasado. Podemos trabajar varias horas tranquilamente desde cerca con pantallas de un tamaño importante. Al final las sensaciones de cada uno vuelven a ser claves; encontrar el tamaño adecuado para cada usuario es también una cuestión personal.

Consejo 4 – Tipo de panel

A día de hoy debemos comprar solo tecnología LED, pero dentro de ella hay distintos paneles y variaciones. Lo primero que tenemos que decidir es el tipo de panel. Voy a resumir y simplificar mucho, ya que existen páginas y artículos mucho más técnicas y completas explicando las diferencias entre paneles con todas sus virtudes y defectos. A grandes rasgos hoy en día hay dos tipos de paneles mayoritarios: TN e IPS.

Los TN son más baratos, con tasas de refresco mucho más altas y tiempos de respuesta más bajos. Esto es bueno porque resultan más económicos y garantizan unas imágenes con buen contraste y un movimiento suave sin ghosting (efecto fantasma, como una estela de los objetos en movimiento). Lo malo es que los colores se ven menos fieles y más apagados, y los ángulos de visión son bastante desastre. Cualquier visión desde los lados, arriba o abajo pierde mucha calidad y los colores se distorsionan notablemente.

IPS es una tecnología más moderna, y por tanto cara. Soluciona los problemas de TN, siendo los colores más vivos, fieles y con mejor contraste. La visión es “prácticamente” igual de buena desde cualquier distancia y ángulo. Por contra, sus tasas de refresco son más bajas y los tiempos de respuesta más altos, lo cual puede derivar en ghosting o motion blur (el objeto en movimiento se desenfoca). Además, algunos modelos presenta defectos como el IPS Glow (aumenta el brillo con el ángulo de visión) o fugas de luz por los laterales/bordes con fondos oscuros, algo que puede llegar a resultar bastante molesto.

Resumiendo, por prestaciones y precio, personalmente recomiendo los TN para usuarios estándar, trabajos de ofimática y jugadores casuales. Curiosamente también para jugadores competitivos y profesionales, ya que sus tasas de refresco y tiempos de respuesta son inigualables. Los IPS, por su parte, los aconsejo para un uso mayoritamente de reproductor multimedia, para usuarios y jugadores exigentes que buscan la mayor calidad de color sin necesitar velocidades altísimas, y profesionales de diseño gráfico, interiorismo o edición de fotografía que precisan el mejor contraste y color posible.

Consejo 5- Tasa de refresco

Aquí no hay demasiado que explicar. Cuanto más alto sea el valor, mayor será la transmisión de imágenes por segundo y mejor visión tendremos. Se mide en herzios, Hz, y hoy en día va desde los 60 hasta los 240. Sobra decir que a mayor tasa de refresco, mayor precio también. Las frecuencias más comunes son 60, 75, 100, 120, 144 y 240. 60 es la más común, y se supone que la frecuencia a la que el ojo humano está más acostumbrado. Más por encima nunca sobra, pero es probable que la mayoría de usuarios no noten la diferencia. Sí que es cierto que yo en la actualidad tiraría más por un modelo de 75 ó 100 Hz, dejando los modelos de 144 y 240 únicamente para jugadores semi o profesionales que necesitan manejar FPS (frames por segundo) altísimos.

Consejo 6 – Tiempo de respuesta

Son los milisegundos en los que responde el monitor a los cambios de imagen desde que se generan en el equipo hasta que se muestran en pantalla. De nuevo la regla es simple: cuánto más bajo el tiempo de respuesta, mejor calidad y más alto precio. Hoy la horquilla habitual va desde los 5 a los 0.4 ms, y me remito un poco al apartado anterior. Salvo que seamos jugadores profesionales, o intentemos serlo, no sacaremos rendimiento a una tasa de refresco inferior a los 2 ms. Para cualquier otro tipo de uso, de 4 para abajo ya es una buena tasa.

Consejo 7 – Resolución

La resolución de un monitor es la cantidad de píxeles que muestra una pantalla por ancho y por alto. Otra vez, más es mejor. Siempre es deseable soportar una resolución lo más alta posible. ¿Y qué es todo eso de HD, Full HD, 2K, 4K, 8K? Pues una referencia comercial para situar los valores de resolución. A día de hoy no tiene sentido comprar nada que no sea mínimo Full HD (1920 x 1080 píxeles), pero yo casi invertiría un poco más y apostaría por un equipo que soporte 2K (2560 x 1440 píxeles). A partir de 4K (3840 x 2160 píxeles) y superiores, lo dejaría únicamente para pantallas de un tamaño ya considerable y con uso fundamentalmente multimedia y para videojuegos con gráficos muy potentes no competitivos para que luzcan en su máximo esplendor, siendo una resolución más enfocada a pantallas de TV que a monitores de ordenador.

Consejo 8 – Puertos y conectores

El VGA ya ha pasado a mejor vida… o debería hacerlo cuanto antes. El DVI va camino de lo mismo… Ahora vuestros ordenadores y consolas se conectarán por HDMI o DP (Display Port)… y quizá sus respectivas versiones micro. Cualquier pantalla actual va a tener DP y HDMI, así que igual es más interesante fijarse en que tenga más de un puerto, o que incluya de serie un buen número de puertos usb, que siempre vienen bien. Yo me decantaría por algo que mínimo tuviese 1 DP, 2 HDMI y 2 USB. A mayores, de manera adicional, pueden contar también con usb tipo C o incluso puertos de red ethernet. 

Consejo 9 – Marcas y modelos

En Flopgames no ganamos un duro con patrocinios ni enlaces referenciados, así que no vamos a ganar nada promocionando o recomendando alguna marca por encima de otra. Cada cual tendrá sus preferencias, su prespuesto u ofertas puntuales que pueda encontrar. Lo que os diré es casi a título personal. Me gustan los monitores BenQ ZOWIE; los AoC son también una buena opción que siempre da resultado. Y Dell tiene su fama bien merecida, aunque también son más caros. Y las marcas de toda la vida, tipo Samsung o Philips, siempre van a ofrecer una calidad de imagen óptima, aunque más orientados a multimedia que a gaming, por ejemplo.

Consejo 10 y final – Otras consideraciones

¿Un monitor curvo o no? Pues mirad, eso ya es cosa de cada uno, y una decisión ya prácticamente estética y de gusto personal. Hay gente que le parecen más cómodos y otros que no los soportan. Si queréis mi opinión, no descartaría un modelo curvo de primeras, pero desde luego no a costa de otras caracterísiticas ni pagando un sobrecoste.

El tema altavoces es otra consideración a tener en cuenta. Cada vez son más los monitores que traen altavoces incorporados, como si fueran televisiones. Bien es cierto que su sonido nunca va a ser tan bueno como el de unos altavoces externos o un equipo 5.1 o similar, y según la marca y modelo pueden llegar a dejar bastante que desear, pero si tenemos poco espacio y no somos demasiado puristas del sonido, puede estar bien hacerse con una pantalla con altavoces incorporados para ahorrar espacio en la mesa.

¿Con marcos? ¿Sin marcos? ¿Con retroiluminación? ¿Tiras de colores led alrededor? Eso ya son adornos estéticos, y si os gustan, adelante, pero no influye en nada en su visión, e incluso personalmente puede llegar a molestar si queremos trabajar o ver una película a oscuras.

Espero que esta entrada os haya aclarado algunas dudas y servido como mini guía de compras. Para hacernos cualquier sugerencia o pregunta, podéis usar los comentarios.

Escrito por Clay. Asesorado por otros miembros del staff (Bertacas, Casttle, Locazza y 6Nandez).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: