Veni, Vidi, Vici – Análisis Super Smash Bros. Ultimate

Super Smash Bros. Ultimate es el Smash definitivo, o así al menos lo anunció Sakurai (su director), quien dijo que probablemente en el futuro Nintendo haría nuevas versiones, pero que él no estaría al cargo, así que dio lo mejor de sí mismo y de su equipo Sora Ltd. para que esta entrega de la famosa saga para Switch sea lo que todo fan había soñado. ¿Habrá ido de farol?

Hace algo más de un año que se produjo el lanzamiento del juego; sin embargo, analizarlo ahora no es casual, ya que estos días llegó el último personaje DLC del Figther Pass 1, y además he tenido tiempo para exprimir Ultimate en condiciones en todos sus apartados. Unos 14 meses jugando en solitario, en multijugador local, on-line, desbloqueando espíritus y creando escenarios. No sé cuántas horas exactas, pero fácil más de 150, y todas las dudas que tenía cuando lo anunciaron sin previo aviso en aquel E3 han sido despejadas.

Mi relación con el crossover luchístico por excelencia no es flor de un día, jugando a todos los títulos desde el original de N64. Con esto no digo que servidor sea una voz autorizada… pero sí. No quiero explayarme demasiado en mis batallitas para que este análisis no se extienda hasta el infinito (y más allá); razón por la que no voy a describir el sistema de juego ni los conceptos básicos de la saga. Quien sea neófito en Smash Bros. debería empezar por otros textos; aquí me centraré en las novedades de Ultimate, cambios importantes y mi valoración general.

Jugablemente, y comparado con las entregas anteriores (SSB4 y Brawl), se nota que han pulido el sistema para que sea más justo. Lo primero que llama la atención a los veteranos es el adiós al “colgado egoísta”. Ahora cuando estás agarrado a la esquina del escenario y otro luchador intenta hacer lo mismo, el primero se suelta automáticamente para permitir el acceso al siguiente y así de manera sucesiva. También, en los valores por defecto de hándicap, se ha aumentado el vuelo de los luchadores; es decir, ahora tienen menos resistencia y es más fácil que salgan despedidos para no volver. En Brawl no eran descabelladas partidas con los contrincantes en más de 200%; en Ultimate, dependiendo del escenario y del oponente, estar en más de 70% ya es peligro de muerte. Mencionar que ahora hay personajes que tienen ataques especiales laterales diferentes en función de si se pulsa derecha o izquierda (Terry), y que ciertos especiales tanto de Terry, como de Ken y Ryu, se pueden hacer con los combos clásicos de sus juegos originales (además de con el control típico de Smash). Todo un guiño a los fans de Street Fighter y King Of Fighters. Se ha consolidado, por cierto, el modo para hasta 8 jugadores, aunque personalmente estas partidas tan multitudinarias me parecen demasiado caóticas, prefiriendo jugar de 3, 4 o hasta 5 participantes.

En cuanto a modos de juego, Ultimate va sobrado. Podemos ponernos quisquillosos y echar en falta el minijuego de romper las dianas, pero personalmente considero que ya estaba muy visto. Con las actualizaciones del saco y el editor de escenarios, unido al contenido de serie de los modos Smash, Arcade, On-line, Desafíos y Aventura, tenemos cientos de horas de contenido.

De los editores no añadiré nada, depende de vuestra creatividad e ingenio, aunque gracias a internet podéis bajaros estupendos escenarios creados por otros usuarios. Desafíos y Smash son como toda la vida; el on-line funciona bastante bien y es de agradecer la opción de salas, ya que si encontramos una con rivales adecuados y reglas que nos gusten podemos encadenar un combate tras otro de manera fluida y sencilla. En el Arcade lo más destacable es que hay una ruta diferente para cada personaje, con situaciones y enemigos diferentes dependiendo de la saga. Por ejemplo, el jefe final de los luchadores de Castlevania será Drácula, enemigo al que no se enfrentarán los miembros del universo Mario o Pokémon.

El modo que más cambios presenta es el Aventura, que en esta ocasión se llama “El mundo de estrellas perdidas” y está relacionada con otra novedad de Ultimate: los espíritus. Recopilando aciertos, y corrigiendo fallos, se trata de la evolución del Emisario Subespacial y Smashventura; siendo los espíritus los sustitutos de los trofeos o pegatinas. Sin destripar la trama, diré que no tiene un argumento ni una narrativa de ensueño, pero la trama está bien justificada y hay unas cuantas cinemáticas bien chulas para ayudar con la ambientación. Por lo demás, el modo cuenta con un mapa/tablero enorme, con diferentes zonas, que se irán desbloqueando al superar desafíos de espíritus y desbloquear luchadores. Cada espíritu es un personaje famoso de la historia de los videojuegos y el combate cuenta con alguna característica adicional relacionada con él; nuevamente no quiero estropearos las mil y una referencias y guiños existentes. La dificultad para obtener cada espíritu se mide en estrellas, y existe un triángulo de habilidades donde unas vencen a otras, así como espíritus con habilidades especiales como resistencia a veneno o mayor ataque; no obstante, esto en realidad solo resulta útil durante las primeras horas de juego (de las muchas que os puede llevar completarlo al 100%). Una vez tengamos unos buenos espíritus equipados, solo los desafíos leyenda de 4 estrellas nos plantearán algún quebradero de cabeza.

En el aspecto técnico Ultimate cumple de maravilla. Bien es cierto que no tiene unas texturas 4K fotorrealistas, pero un Smash no necesita eso. Se ve mejor que nunca, va totalmente fluido, carga rápido y no presenta ningún tipo de tirón o ralentización. El sonido, como siempre en la saga, también es una categoría de bandera con decenas de melodías originales y clásicas, así como remezclas, que conforman una BSO a la altura de los más exigentes.

¿Y qué sería de Smash Bros. sin su plantilla de luchadores? En este ocasión el título Ultimate le viene que ni pintado, porque están TODOS los personajes que salieron en algún juego anterior, aunque fueran versiones, clones o DLC; pero la inmensa mayoría han sido actualizados en movimientos y apariencia. Y las novedades tampoco se quedan cortas. Richter y Simon de Castlevania, King K. Rool, los Inklings de Splatoon, Ridley o Incineroar aportan no solo representación de otras franquicias clásicas del mundillo o lanzamientos más recientes (o antiguos) de Nintendo, también suponen luchadores con estilos muy diferentes al resto de la plantilla, lo cual es muy de agradecer en un juego con (de momento) 75 personajes distintos. Entre estos 75, hay 6 personajes DLC. Planta Piraña, que era gratis para los primeros compradores del juego, y 5 luchadores que forman el llamado Figther Pass 1. Nintendo ha confirmado que habrá un segundo pase con otros 6 luchadores que llegarán a lo largo de 2020-2021, y puede que no sea el último, así que la plantilla “definitiva” aún no está cerrada del todo.

Más allá de las discusiones habituales en el sector sobre pagar o no por este tipo de contenido, o si debería ser gratis, más barato, etc; el añadido en este primer pase justifica su precio. Sin tener en cuenta gustos personales, Joker, Héroe, Banjo, Terry y Byleth son personajes poderosos, variados, originales y con particularidades únicas: la transformación de Joker de Persona, las magias de Héroe del Dragon Quest, las embestidas imparables de Banjo, los especiales y combos de Terry o los demoledores ataques del último protagonista de Fire Emblem. Todos ellos bien balanceados e integrados en el metagame de Ultimate, aunque no podemos negar que son más fuertes que la media (quién sabe si a propósito para incentivar su compra).

Al final he de darle la razón a Sakurai. Ultimate es el Smash Bros. definitivo, y digo esto sin conocer qué personajes añadirán en futuros pases o qué contenido se pueden sacar de la manga próximamente. Lo que ya hay es más que suficiente. Horas y horas de contenido y diversión para cualquier fan. Todo aquel que alguna vez haya disfrutado de algún juego de la saga tiene disponible para Switch la entrega más completa jamás concebida. Una apuesta segura y un pozo de horas que Nintendo mantiene actualizado constantemente con nuevos espíritus, escenarios, personajes, etc. ¡Coge el mando y a disfrutar!

Lo más FAP:

-Todo lo bueno de la saga Smash concentrado en su máxima expresión.

-El aspecto técnico y el rendimiento del juego es impecable.

-Modos de juegos, contenido y actualizaciones para aburrir.

-75 luchadores para formar una plantilla digna de ensueño.

-En general, se nota el mimo que ha puesto Nintendo en todos los detalles del producto.

Lo más FLOP:

-Casi 200 horas de juego y sigo sin entender bien cómo ver, grabar, editar y conservar las repeticiones.

-Que los trajes DLC para los Mii no formen parte de los Fighter Pass.

-El editor de escenarios podría tener más opciones y elementos de creación.

-Por pedir, más cinématicas en el modo historia y más personajes controlables míticos de los videojuegos como Lara Croft, Crash Bandicoot, Rayman, Sora o Jefe Maestro.

Escrito por Clay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: