Unas palabras sobre Skyrim Special Edition

Pese a contar con varios años a sus espaldas, Skyrim ha sido uno de los protagonistas del pasado E3. El archiconocido título de Bethesda ha chupado más cámara que ninguno con presencia en las conferencias de Sony y Nintendo, además de en la de la propia Bethesda. ¿Por qué Skyrim sigue tan vivo? ¿Es para tanto la aventura del “Sangre de Dragón”? Ya aviso que esto no será un análisis (a estas alturas no tiene sentido), solo una pequeña reflexión a título personal basado en mis impresiones con el juego y la repercusión que ha tenido en la industria desde su lanzamiento.

The Elder Scrolls V: Skyrim salió a la venta originalmente en Noviembre de 2011, y casi 6 años después sigue más vivo que nunca. Una de las razones fue el lanzamiento el año pasado de la Special Edition, que añadía todo el DLC disponible y mejoraba los gráficos en una puesta al día para PC, Xbox One y PS4. Otra razón, su futura versión para Nintendo Switch; así como Skyrim VR, destinado a diversos periféricos de realidad virtual. Esta avalancha de Skyrim ha provocado no pocos chistes y memes entre la comunidad, que ya prevee que el juego acabará llegando, visto lo visto, a todo tipo de aparatos eléctricos.

No descartemos ver una versión compatible con calculadoras científicas…

Pero si la compañía responsable ofrece tanto Skyrim es porque hay demanda del público. Una de las claves del éxito de esta quinta entrega, además de ser un juego particularmente sobresaliente, es porque detrás hay una comunidad muy potente. Usuarios más que motivados que mantienen el título constantemente actualizado con nuevos parches gráficos, modos de juegos o mods que cambian por completo el mapa, la ambientación o la historia.

Yo no me considero tan fanático como alguno de estos aficionados entusiastas, que se han pasado el juego multitud de veces y dedicado miles de horas a recorrer el contienente de Skryim, pero sí que tengo que reconocer que llevo casi un año en que este ha sido el único título al que he jugado en profundidad. Llevo casi 200 horas, y calculo que me faltarán no menos de 50 más para completar el DLC y alguna otra misión pendiente. Es decir, más de 200 horas y estoy lejos de acabar el juego… y ya no hablo de exprimirlo al 100% porque me parece una tarea titánica que implicaría 10 veces más tiempo del que puedo, y estoy dispuesto, a dedicarle a un videojuego.

Pero entonces, ¿qué tiene Skyrim para “enganchar” tanto? No es un apartado gráfico de escándalo, aunque la Special Edition o ciertos mods muestran un acabado bastante potente. Tampoco un sistema de combate profundo, dinámico o especialmente divertido. Ni siquiera su argumento, aunque no está nada mal, lo encuentro muy original; tirando de la mayoría de clichés de aventuras fantástico-medievales profundamente maniqueístas. Visto así, parece un juego más bien mediocre… ¿por qué los usuarios lo valoran tanto?

Confieso que la primera toma de contacto me defraudó. La primera hora de juego es rara, caótica y estás sumamente perdido; sobre todo si es tu primer TES y no estás familiarizado con su universo e historia. Pero le das una oportunidad, vas avanzando, jugando, descubriendo los miles de secretos que esconde el juego, pasan las horas y, cuando te das cuenta, ya estás enganchado.

El enorme mapeado, con cientos de variadas localizaciones repletas de misterios, tesoros y misiones, te invita a perderte. Recorrer Skyrim de punta a punta es toda una experiencia, porque siempre encontrarás un castillo, cueva o templo que explorar. Hay miles de misiones, entre principales, secundarias, de gremios o incluso misiones aleatorias de recadero, que son claramente las peores, pero aun así te aportan jugosas recompensas y no son demasiado difíciles de superar gracias al fenomenal sistema de teletransporte del juego.

No os voy a engañar diciendo que cada misión es única, pero sí que hay la suficiente variedad para no caer casi nunca en la monotonía. Nada tienen que ver las misiones de ladrón, con las de hechicero, revolucionario o bardo. Es más, desde la elección de personaje (raza, habilidades, etc.) ya enfocas el juego de una manera u otra. Al final puedes potenciar casi todas las habilidades, pero si te centras en las de batalla por ejemplo, pues te costarán más las de magia o sigilo… dominarlas todas es una hazaña que te costará miles de horas; de todas formas, tu aventura en Skyrim será muy distinta en función de cómo la enfrentes.

El vivísimo mundo abierto invita incluso a pasar largas sesiones de juego sin abordar ni una sola misión. Puedes dedicarte a saquear tumbas, a pescar y cazar, a elaborar pociones, a trabajar de herrero o a comprar y decorar propiedades… casi como si de un GTA se tratase. Además, los 3 DLC aportan todavía más profundidad. Con una isla nueva llena de sectarios, y donde es posible cabalgar un dragón (al más puro estilo Daenerys de GOT), o una fantástica historia adicional llena de vampiros donde nos sentiremos como Blade.

Skyrim cuenta con sus detractores, que en general es gente que no ve más allá de su primera hora de juego o de su limitado combate, pero desde aquí te recomiendo que le des una oportunidad, si todavía no lo has hecho. Te animo a que muerdas esta cuidada manzana elaborada por Bethesda y te prepares para un juego que te marcará de por vida.

Escrito por Clay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: