Un tributo al Profesor Layton

74535.layton-puzle

Este señor con su característico sombrero no es Abraham Lincoln… es el Profesor Layton, uno de los personajes de videojuegos más famosos de los últimos años. Esta creación del prestigioso estudio japonés Level 5 ha protagonizado una saga con seis títulos principales, y algún que otro spin off, aunque su futuro parece que se centrará en la jubilación, ya que será su hija quien recoja su testigo en las próximas aventuras. Por tal razón, y porque acabo de completar el último juego de la franquicia, considero oportuno dedicarle un pequeño homenaje al gran arqueólogo, docente, investigador y amante de los puzles, Hershel Layton.

Layton desarrolla sus múltiples aventuras a lo largo de seis títulos, divididos en dos trilogías. La primera de ellas es cronológicamente posterior, y la más reciente funciona a modo de precuela. Todos los títulos mantienen una mecánica muy semejante y comparten la mayoría de personajes. También aparece en Profesor Layton VS Phoenix Wright: Ace Attorney, un cross over con el abogado más famoso de Capcom, y en Layton 7, un título exclusivo de móviles.

En los primeros juegos conocemos al profesor y sus habilidades. Un reputado especialista en arqueología con fama internacional que colabora en la investigación de casos y misterios complicados. Su pasión por esta especialidad solo se ve superada por su afición a resolver y plantear puzles. Este perfecto caballero inglés es educado, bondadoso, amable y servicial; siempre va acompañado por su ayudante Luke y nunca se quita su insustituible sombrero de copa alta.

proffesor_layton_logo_by_bellygir-d37nwp4

A medida que avanzan las tramas vamos descubriendo más datos sobre el profesor, especialmente sobre su pasado. A nivel argumental estos títulos son más que correctos. Buenas dosis de acción, unos enigmas atrayentes y un ritmo siempre bien llevado que te mantiene pegado a la consola. La historia siempre tendrá varios giros, y, aunque alguno es predecible, la mayoría nos sorprenderán. Aquí se nota mucho el “toque japonés” de lazos familiares, traiciones y ciertas licencias “mágicas”; en todo caso, salvo detalles muy puntuales, el conjunto en general es sólido y deja buen sabor de boca.

Jugablemente podemos decir que el Profesor Layton ha creado su propio subgénero (al menos su propia fórmula y estilo). La manera de desplazarse y la interfaz parece sacada de una aventura gráfica, pero el desarrollo es, mayoritariamente, a través de puzles (y algunos minijuegos).

Esta mecánica de escenario nuevo, misterio, llegan Layton y su grupo, se pasean, resuelven puzles y destapan el misterio funciona muy bien en las primeras entregas, aunque su excesivo conservadurismo le acaba pasando factura con el paso de los años y el constante lanzamiento de nuevos juegos de la franquicia. De todos modos, aun sin la frescura original, el estilo Layton no termina por aburrir nunca.

Anton_vs_Professor_Layton_by_wredwrat

A esta saga le debemos muchas cosas. Empezando por un sinfín de memes derivados de situaciones absurdas, en las que Layton recuerda un puzle al clicar en una maceta o una lámpara, y siguiendo con el término “picarat”, una suerte de puntos ficticios que se utilizan para medir la dificultad de un acertijo (cuantos más picarats tenga un puzle, se supone que mayor es su dificultad). Y si nos ponemos “sensibles”, no podemos dudar de que ha logrado otras cosas muy interesantes.

Por ejemplo, ha ayudado a que gente casual se acercase a los juegos, gracias a su propuesta diferente, que casi podemos catalogar de rompecabezas interactivo más que de un videojuego al uso. En este caso, Profesor Layton es uno de los pioneros y principales exponentes de la nueva hornada de jugadores creada hace 10 años por Nintendo con su DS y los Brain Training, Cooking Mama, Zoo Keeper, etc. Además, el propio planteamiento de los puzles fomenta el uso de la lógica, el ingenio o la memoria, e incluso nos ayudará a refrescar nuestras matemáticas. Y si nos ponemos generosos, también podemos decir que el juego estimula la creatividad y que Layton se nos presenta como un buen modelo a imitar, con su comportamiento siempre educado, amistoso y leal.

Difícilmente los gamers de pura cepa considerarán a Layton como una de las grandes sagas del mundillo, pero lo cierto es que es aún más complicado encontrarse con alguno que no haya disfrutado con, al menos, un par de aventuras de este simpático arqueólogo. Por todo esto, y por la cantidad de horas que hemos pasado juntos, ¡gracias, profesor! ¡Hasta siempre!

e16f9f56b77d67b4a06b25661102f97f

Escrito por Clay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: