El bueno, el feo y el malo – Looney Tunes

space jam psx

Pocos personajes más prolíficos existen que los Looney Tunes. Bugs Bunny, el Pato Lucas o el Cerdito Porky cuantan con cientos de productos a sus espaldas, ya sean series de animación, películas, juguetes o videojuegos. Dentro del ocio electrónico son decenas de títulos, repartidos a lo largo de muchos años y plataformas, los que han protagonizado estos divertidos personajes; algunas veces en grupo y en otras ocasiones en solitario, pero siempre con su particular sello. Para conocer el bueno, el feo y el malo de los videojuegos de los Looney Tunes, ya sabes lo que toca.

El bueno – Looney Tunes: Space Race

looneytunes_spacerace_profilelarge

A este clon “Acme” de Mario Kart le dedicamos su propia entrada hace un tiempo. Es un divertido juego de carreras espaciales, con un apartado técnico estupendo, y donde la diversión prima sobre una conducción más realista. El multijugador es de lo mejorcito de la época, especialmente por su aleatoriedad sobre el resultado final de las carreras. En Looney Tunes: Space Race no sabemos nunca quién ganará hasta la última curva. Otros grandes juegos que merecen una mención son el Space Jam o algunos plataformas interesantes de la época de los 16 bits, como los protagonizados por Taz y Speedy Gonzales para Mega Drive.

El feo – Looney Tunes: Acme Arsenal

Looney-Tunes-Acme-Arsenal-Wii-_

Escenarios sosos y vacíos, parcos en detalles y con unos bordes de sierra que meten miedo. Personajes borrosos y a duras penas reconocibles. Todo eso es lo que nos encontramos en Acme Arsenal: un mal juego de acción y plataformas que empaña el buen nombre de Bugs, Marvin, Lucas y compañía. La versión de Wii en concreto cuenta con unos gráficos desagradables que son de lo más repelente de toda su generación.

El malo – Tiny Toon Adventures: Plucky’s Big Adventure

Tiny Toon Adventures Plucky's Big Adventure

Este pésimo juego de PSX con gráficos de Game Boy es un despropósito completo. Corto, aburrido, excesivamente fácil y con un ¿humor? que asustaría hasta al niño más incondicional de los Tiny Toons. Plucky se olvida de hacer los deberes, así que la solución más fácil es dedicar sus esfuerzos a construir una máquina del tiempo. Para cumplir esta lógica tarea tenemos que recorrer un par de escenarios de la Looniversidad Acme en busca de las piezas para fabricar el artefacto. Lo peor es que no hay acción ni emoción de ningún tipo; un par de puzles tan sencillos que hasta los superaría una mosca son su único reto, más allá de volver una y otra vez a desandar el camino ya hecho en busca de objetos que dejamos atrás (porque la dificultad del título se centra en impedirnos cargar con más de dos objetos a la vez). En resumen, un juego malo con avaricia que solo recomiendo a aquellos jugadores masoquistas que gustan de probar los peores videojuegos de la historia para reírse de lo infumables que son.

Escrito por Clay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: