¿En que estarían pensando… la polémica con Flappy Bird?

flappy-bird-cap

Cuando salen a la luz noticias como las de estos días relacionadas con el videojuego Flappy Bird, uno siente que pierde la fé en la raza humana. No obstante, empecemos haciendo un breve resumen de lo que ha ocurrido para los más despistados.

Flappy Bird es (bueno, era, más bien) un videojuego muy simple para móviles sobre un pájaro que debe avanzar esquivando tuberías, que no tardó mucho tiempo en convertirse en todo un éxito con cientos de miles de descargas por todo el globo. Hasta aquí, todo correcto, el problema es que rápidamente se convirtió en “la heroína del siglo XXI”. Tremendamente adictivo, al principio todo era “fiesta” con Flappy Bird; pero, poco a poco, todo alrededor de esta aplicación se fue tornando oscuro.

El desarrollador del juego, un joven vietnamita llamado Dong Nguyen, empezó a ganar dinero a espuertas con el juego. Sin embargo, al mismo tiempo que crecían sus ingresos, lo hacía también la presión mediática a la que estaba sometido. Miles de tweets y mensajes diarios de todo tipo, desde gente que le felicitaba por el juego, a personas que le recomendaban cómo mejorarlo o sujetos que se quejaban de tal error. El problema es que la mayoría de mensajes acabaron siendo insultos y ataques contra el desarrollador. Dong, visiblemente sobrepasado por la situación y cansado de recibir incluso amenazas, retiró el juego de los mercados digitales, aun a costa de dejar de ganar mucho dinero. Su estabilidad era lo primero.

Aquí quiero hacer mi primer comentario. ¿En serio la gente tiene que ponerse así por un puñetero videojuego flash? Me parece muy triste que haya quien recurre a las amenazas y a la violencia verbal porque el juego le parece una castaña, esté mal hecho o no pasa de los cinco puntos. Seamos razonables, es un juego gratuito, que no te ha costado ni un céntimo y al que probablemente le has metido muchas horas porque no tenías nada mejor que hacer. ¿De qué te quejas? Y aunque estás en tu derecho de opinar, ¿no puedes hacerlo con respeto y cordialidad?

sustitutos-flappy-bird-1

Prosigamos con la decadencia de la sociedad paralela a la desaparición de Flappy Bird. Con el juego fuera de las tiendas digitales, ya no podíamos descargar la aplicación. Toda esta polémica animó a mucha gente que no conocía Flappy Bird y que ahora quería probarlo y no podía. Pues bien, aquí la historia se vuelve más oscura. O nos metemos en mercados oscuros e ilegales para obtener el juego de manera poco lícita (igual que haríamos con la auténtica heroína) o tenemos que recurrir a alguien que ya tuviera el juego descargado de antes de que fuera eliminado. Aquí entran en juego la especulación de los “listos” y la estupidez de los “tontos”.

Desde la hora siguiente a la que Flappy Bird desapareció de los canales oficiales, brotaron como setas en otoño cientos de móviles a la venta con el juego ya instalado en tiendas como eBay y similares. El caso es que aprovechando que incluían la “rareza” del dichoso pajarito de marras, los precios se dispararon. La inclusión de Flappy Bird aumentaba fácilmente un 20-30% el precio del terminal… y la mayoría se estaban vendiendo rápidamente. ¡Uno de los primeros iPhone 5 subastados con este “regalo” alcanzó inexplicablemete varios miles de dólares en la subasta! Desconozco si esto fue una trolleada o realmente alguien pagó esa cifra, en cualquier caso, un mundo de locos. Los listos se aprovechan y los tontos pican.

Ahora-venden-celulares…con-Flappy-Bird

Flappy Bird, un juego simplísimo y tonto, que demuestra que la fórmula del éxito es algo desconocido, tuvo sus dos semanas de gloria y ahora ya forma parte del mundo de las leyendas urbanas. Su adicción y los piques que provoca en algunos probablemente todavía se mantegan unas cuantas semanas más. Personalmente, más allá de la calidad de la aplicación en sí misma, me preocupa las reacciones de la gente. Esa adicción, esa hostilidad, esa especulación,… ¡la estupidez! Todo eso no puede ser un buen síntoma de una sociedad preparada, cuerda y madura.

Para rematar, y si alguien se ha quedado con ganas de probar Flappy Bird y no ha podido, que sepa que ya hay decenas de clones e imitaciones para sustituirlo. Maverick Bird, por ejemplo, ha sido creado por Terry Cavanagh, desarrollador de conocidos juegos indie como VVVVVV; pero Fappy Troll es el que recomiendo a todos los trolles de internet, porque seguro que se sienten identificados con el protagonista. Y sino, siempre podréis crear vosotros mismos vuestro propio juego del estilo. En este vídeo un usuario os enseña a hacer, desde cero, un Flappy Bird con herramientas gratuitas en menos de una hora.

Escrito por Clay.

One Response to ¿En que estarían pensando… la polémica con Flappy Bird?

  1. SAeNcSA dice:

    Y yo que no conocía semejante aberración hasta que ha ocurrido todo esto… Pero vamos, que ni una pizca de ganas de probarlo.

    La verdad, es que viendo como la gente se ha tomado todo esto, a uno le dan ganas de irse a vivir a una cueva y abandonar semejante sociedad xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: