El auge de los “beat´em up” de 16 bits: Análisis 2×1 TMNT “Turtles in Time” & “The Hyperstone Heist”

indexhh

El staff de Flopgames se caracteriza, entre otras cosas, por sus férreos principios morales y sentido de la justicia. Al contrario que los políticos otras muchas personas, ya sabéis que nosotros no nos vamos a dormir tranquilos si no mostramos todas las caras de la misma moneda. Y es que aunque mi buen amigo Clay quedó profundamente decepcionado con el remake de uno de los títulos que voy a analizar aquí, quería asegurarme, personalmente, de que ningún lector se lleve a engaños respecto de la innegable calidad de sus partes originales, que tantísimos momentos de diversión me han proporcionado a mí en particular y a muchos de vosotros, imagino, en general. Rememorar las viejas andanzas de la tropa más excéntrica de tortugas mutantes, a la par que nos trasladamos en el tiempo a una época pasada en la que no había crisis energéticas, la peña era más amable, los ordenadores eran auténticas torres y los beat ´em up de 16 bits podían mantenerte toda una tarde enganchado con tus mejores colegas. Ese será nuestro objetivo de hoy en Flopgames con este análisis conjunto. ¿Te lo vas a perder…?

ttteenage_mutant_ninja_turtles_-_the_hyperstone_heist-6

¿Y por qué un análisis conjunto? Sencillamente porque los juegos son “hermanos”. No literalmente (de ahí las comillas), pues son de plataformas distintas, pero su esencia, su filosofía, su jugabilidad, sus virtudes y sus defectos son los mismos (lo cual es una buena noticia, porque la diversión se duplica). En ambos títulos se mantiene la perspectiva del beat ´em up clásico con scroll lateral de izquierda a derecha al tiempo que avanzamos por niveles con su propio jefe final y el uso de algún que otro vehículo (como una tabla de surf, un ferrocarril…), así como la presencia de pizza para mantenernos con vida. ¿El objetivo? Dar hostias a mansalva a un prototipo definido de enemigos de escasa variabilidad (quizá una de sus mayores pegas) de los que pronto hablaremos con mayor detalle. Los escenarios son variopintos en lo que concierne a su temática audiovisual (paisajes y música) con una longitud adecuada (5 minutos de duración aproximadamente) lo que vuelve a los títulos en su conjunto muy amenos, aunque también es bien cierto que no son excesivamente largos (quizá otra pequeña pega). La elección del protagonista se hace a antojo del jugador entre los cuatro protagonistas principales de la serie homónima (Leonardo, Donatello, Michelangelo y Rafael) pudiendo, como es lógico, coexistir dos miembros cualquiera de dicha cuaterna en una misma partida multijugador con dos jugadores, lo que vuelve la partida más alocada, graciosa y sencilla.

yeehawyeepeDa igual que sea en el lejano Oeste (yeeehaw!) o en medio de una roñosa alcantarilla. Los malos siempre están dispuestos a curtirte a palos.

Dadas unas pinceladas generales comunes a ambos juegos, pasamos a hablar de los matices de cada uno. El primero de ellos es de tipo argumental, pues las tramas de uno y otro título no tienen demasiado que ver entre sí. En Teenage Mutant Ninja Turtles: Turtles in Time para Super Nes, la estatua de la libertad es robada por el exoandroide de Krang (el cerebro físico-tecnológico-científico de la dimensión X que tanto aparece en la serie) como una trampa – cebo maquinada por este y Shredder para conducir a las tortugas a su Technodrome donde abren un bucle espacio – temporal que las lleva de party hard por distintas épocas características de la Historia de la Humanidad, empezando por los agrestes territorios prehistóricos, los titánicos barcos expedicionarios del Nuevo Mundo, un far West al más puro estilo añejo y el futuro optimista de un mundo tecnológicamente avanzado y con altos presupuestos dedicados a la exploración espacial (ahora sé que definitivamente el juego se confunde en sus previsiones xD) siendo el año 2100 la fecha más alejada a la que llegaremos en el juego (porque desde luego, en la realidad, podemos olvidarnos de ella, salvo que alguien encuentre el remedio contra el envejecimiento celular). Tras 2100, el bucle retorna a los protagonista a los años 90, su propia época, donde deberán luchar contra Shredder para recuperar la estatua.

Los enemigos más usuales son los típicos robots ninja de Shredder, que llevan trajes de distinto color en función de su fuerza y técnicas de combate (amarillo, rojo, azul, y el típico violeta de la serie), mutantes de las alcantarillas, hombres roca, unidades láser, los perros robot (Mousers) del profesor Baxter Stockman, al que por cierto su experiencia de recombinación genética con una mosca en la unidad de desintegración de la serie no le ha dejado muy buena cara e intentará hacernoslo saber como jefe final del primer nivel. Algunos de sus camaradas como la versión troglodítica de Leonardo, L.Head, Beebop y Rocksteady o el mismísimo Krang tampoco nos pondrán fácil el camino.

¿Y qué hay de la versión de Genesis-Mega Drive? Los personajes y la jugabilidad básicamente se mantienen, pero el argumento ahora versa sobre una piedra; the hyperstone, la cual tiene el poder de abrir portales interdimensionales y ha sido robada por Shredder y su pandi, que no pueden esperar para hacer una demostración con la estatua de la libertad (¿por qué tanta obsesión con una estatua fabricada por “franchutes”?), que es transportada a la dimensión X. Nuevamente a nuestros protas les toca recuperarla dando las piñas pertinentes. Aunque nada que ver con viajes temporales, se nota la influencia de su “hermano mayor”, tanto en el estilo de las batallas, los personajes, los escenarios, y hasta la música (muy parecidos). Aunque los primeros niveles son muy similares a los de Snes (alcantarillas y calle de Nueva York y el Technodrome), los niveles correspondientes a la segunda parte de la trama (viaje en el tiempo/recuperación de la piedra) se diferencian bastante más, pues en el caso de Megadrive acabamos en una especie de templo japonés con grutas subterráneas donde Shredder nos espera. Por su parte, el nivel del barco de Megadrive transcurre en un barco fantasma (en vez de uno colonial) y parte del mismo lo jugaremos subidos a una tabla de surf.

La música de ambos juegos es la recaña. Abundan los “tempos” rápidos, la percusión dura y un tono marcadamente rockero que incita a la violencia moverse y avanzar.

Matices puntillosos aparte, lo que cuenta es que ambos son magnas obras que merecen una oportunidad para cualquier persona que se autodenomine retrogamer. No destacan especialmente por su contenido argumental, pero saben cómo mantenerte enganchado gracias a una combinación de jugabilidad, gráficos y música. A continuación, un resumen de los puntos como es tradición por este lugar:

LO MÁS FAP:

Jugabilidad exquisita, que aunque no se sale de los cánones preestablecidos del beat ´em up, tiene su sello propio gracias a las técnicas y movimientos característicos de los personajes.

Escenarios variados que incitan cierta curiosidad, con algún que otro chascarrillo humorístico (especialmente entre Beebop y Rocksteady), aunque ligeramente más oscuros en la versión de Megadrive (supongo que debido a la paleta de la propia consola).

Música envolvente muy buena, dentro de las posibilidades de ambas plataformas.

Guiños a prácticamente todos los personajes de la serie (al menos de los de mi terna de finales de los 80, que es la que conozco).

Posibilidad de multijugador.

Niveles de duración proporcionada y posibilidad de niveles de dificultad.

LO MÁS FLOP:

Un poco corto, además de ser escasamente reciclable.

Los enemigos de “a pie” se vuelven bastante monótonos cuando les tenemos trillado el punto.

Dos grandes juegos que recomiendo encarecidamente si sois amantes del beat´em up clásico. Personalmente prefiero la versión de Snes (Turtles in Time) porque sus escenarios me parcen más variados y entretenidos, pero es una cuestión personal porque como ya menté, ambos juegos están casi al mismo nivel, y creedme si digo que ponen el listón muy alto, amigos.  En cualquier caso, espero que hayáis disfrutado rememorando a estos peculares quelonios ochenteros como yo he disfrutado hablando de ellos. Un saludo a tod@s.

Escrito por Knuck.

2 Responses to El auge de los “beat´em up” de 16 bits: Análisis 2×1 TMNT “Turtles in Time” & “The Hyperstone Heist”

  1. Clay dice:

    Gran tributo a dos juegazos imprescindibles de la época. Un claro ejemplo de que una licencia de televisión puede ser fantásticamente adaptada al mundo de los videojuegos. Personalmente también me gustaba más la versión de SNES, y todavía más la de recreativas que permitía el multijugador de hasta 4 jugadores. En cualquier caso, coincido punto por punto con tu análisis, son dos clásicazos. Como indiqué yo en el picoanálisis del “remake”, una auténtica pena la chapuza que hicieron con ese título…

    • Knuck dice:

      No sé por qué tenía en mente que en Snes y Megadrive se podía jugar con 4 también, gracias por recordármelo. Y sí, son juegazos que siempre recordaremos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: