6 situaciones que no soporto en un videojuego

Labyrinth-Sonic-Agua

A Sonic, por la cara que pone, caer directo al abismo submarino le produce una sensación semejante a la que sufrimos los jugadores por culpa de las fases de agua.

Salu3D, estimados lectores de Flopgames. Hace unas semanas publiqué la entrada, 6 tareas que no soporto realizar en un videojuego; pues bien, vista la acogida que ha tenido la susodicha, me he animado con una especie de continuación.

En esta ocasión, me voy a centrar en las diversas situaciones que nos encontramos dentro de un videojuego, y que, por un motivo u otro, consiguen ponerme de muy mal humor. Me juego mis burbujas de oxígeno a que por la imagen que encabeza el artículo ya podéis intuir una de las “situaciones”. Ya sabéis lo que toca…

1 – Las fases de agua.

No importa que sean cortas o largas, en mar abierto, en una zona inundada o en un barco que se hunde… ¡las fases de agua no le gustan a nadie! Especialmente desagradable era estar jugando tranquilamente a un Sonic y saber que, tarde o temprano, tocaría lidiar con el suplicio de las fases acuáticas. Pero el erizo azul no es el único icono del mundillo que ha sufrido en sus carnes esta maldición; Mario, Kirby o Donkey Kong también han tenido que vérselas con H2O hasta las cejas. Lo peor de este tipo de niveles es sin duda la sensación de agobio que provoca el poder ahogarse; aunque ese hándicap no es el único. La torpe movilidad de los personajes terrestres en el agua, la peligrosa fauna marina o las impredecibles físicas acuáticas, convierten a las fases submarinas en un mal a erradicar del mundo de los videojuegos… PARA SIEMPRE.

2 – Las cinemáticas eternas y los diálogos innecesarios

Old-Snake

Snake se hizo viejo esperando que terminaran las cinemáticas de la saga Metal Gear.

Hay gente que defiende los videojuegos que más parecen novelas mínimamente interactivas; yo, sinceramente, creo que un videojuego tiene que ser algo totalmente activo, que te mantenga inmerso en el juego y en tensión. Por eso no me gusta que el ritmo de juego se vea constantemente interrumpido por charlas banales, largas o que no aportan nada a la trama.

Hay en momentos puntuales que una buena CG bien resuelta puede quedar bien, pero, seamos sinceros, hace años que los jugadores dejaron de impresionarse por esas cinemáticas que parecían un tráiler de la última película de Michael Bay. Así que, por favor, no me cortéis el juego cada 5 minutos. Y si lo hacéis, que sea para aportar algo a nivel de trama.

Las conversaciones deben de ser fluidas. Mostrar el carácter de los personajes es importante, pero también lo es la diversión. Un vídeo de más de 2-3 minutos, salvo que sea el clip final, es excesivo a mi modo de ver. Otra cosa aburrida, son las conversaciones de bar que tienen a veces los protas de tu “party” de los jrpgs. Entiendo que haya vídeos que expliquen la historia y ayuden a la trama a avanzar; sin embargo, esos momentos de comentar el paisaje, dobles sentidos románticos y criticar la forma de vestir-hablar de los compañeros, sobran completamente.

¡Ah, una cosa más! La opción de pausar y saltarse las cinemáticas debería ser obligatoria en cualquier juego actual. Si la quiero ver entera, lo hago, si me la quiero saltar, también, y si alguien me llama mientras la estoy viendo, no quiero perdérmela por culpa de un fallo de diseño.

3 – Que te roben, quiten o pierdas las armas

Vamos a ver… ¡me ha llevado muchas horas de máximo esfuerzo completar mi magnífico arsenal ahorrando munición, para que ahora venga el puñetero juego y me deje sin nada! Algunos títulos abusan del temido momento, te dejamos sin armas a mitad de juego y a ver cómo te lo montas. Pues bien, querido desarrollador cabrón, ¡no hace gracia! Dejad de forzar situaciones en las que noquean al personaje, lo atrapa la policía, se cae por un barranco o lo meten en la cárcel para dejarnos sin nada.

Da igual que sea en algún Alan Wake, Half Life, Residente Evil, Riddick o GTA, la sensación de impotencia al perder todo nuestro arsenal no mola nada. ¡Armados hasta el final!

4 – No poder correr/moverse rápido

Deportivas_HGSS

Así me gusta… pedófilos acosadores premiando a sus víctimas.

Lo reconozco, los primeros minutos de juego en cada aventura Pokémon antes de conseguir las zapatillas son un suplicio. Quiero que mi personaje se mueva rápido. Por eso no soporto los juegos que no permiten la opción de correr o, cuanto menos, moverse algo rápido.

Comprendo que en la realidad la gente no suele ir por la vida corriendo a toda mecha, pero coño, esto es un videojuego, es algo imaginario y quiero que sea rápido, directo y, sobretodo, divertido; y seamos sinceros, andar lentamente por mapeados gigantescos, no es sinónimo de diversión.

5 – Que te borren la memoria / sufrir amnesia

¡Otro recurso habitual para justicar que la trama del juego se desarrolle lentamente a lo largo del mismo! El personaje protagonista tiene amnesia o le han borrado parte de su memoria. ¡Vaya, qué oportuno! Soy consciente de que es una salida para igualar al videojugador con el personaje que controla, pero no me gusta. Llamadme clásico, no obstante, me gusta empezar las partidas-viajes sabiendo quién soy y con un objetivo claro.

Por este motivo, y aunque los enigmas e interrogantes son válidos para engacharte al juego, hubiera disfrutado más de títulos como Max Payne o XIII si hubiera conocido, al menos, unos cuantos detalles de antemano.

6 – Cambio de género en mitad de un título sin venir a cuento

shadow-rome-octavio-sigilo

Octavio y su torpeza a la hora de espiar de incógnito estropeaban, según mi opinión, el gran Shadow of Rome.

Es lógica. Si quiero un juego de fútbol, compro un juego de fútbol. Si quiero uno de carreras, uno de coches. Si quiero matar, un shooter, un juego de de acción, etc. Cada videojuego tiene que tener su género predeterminado y no salir de su tiesto. Hay veces en las que un título se puede permitir algún coqueteo con otros géneros, siempre y cuando esté justificado. Por ejemplo, un juego de aventuras puede tener su parte de peleas, un juego de acción, alguna carrera, en un survival no suelen sobrar los puzzles ni en los plataformas los minijuegos. Yo esto lo veo bien, incluso algunas fusiones más arriesgadas. Pero hasta aquí deben llegar los experimentos. Las mezclas explosivas mejor en el laboratorio, no en la consola.

Personalmente me resulta odioso que en un juego de combates y luchas de gladiadores me toque lidiar con fases de sigilo, del mismo modo que no quiero conducir una moto en un Resident Evil, ponerme a echar carreras con los chocobos en un rpg de Final Fantasy o destrozar robots en peleas callejeras con un Sonic convertido en hombre-erizo-lobo. Yo no compré ese título para hacer eso; aunque pueda ser una tarea que me guste, no la quiero hacer en ese momento, porque sino, estaría jugando a otra cosa. Cada juego, para lo que está. Al Pang, Pang, y al Turok, Turok.

Escrito por Clay.

One Response to 6 situaciones que no soporto en un videojuego

  1. Knuck dice:

    Buenos puntos todos. Coincido en todos ellos salvo en el del agua, que por alguna razón a mi siempre me resultan entretenidos los niveles de agua, supongo que por la ligera variación de jugabilidad que aportan…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: