Política y videojuegos – Ataques y mentiras

josue-yrion-nintendo-mal

La crisis actual golpea no solo a la economía mundial, sino que también afecta a otros sectores tan, aparentemente lejanos entre sí, como son la política y los videojuegos. La creciente e imparable desconfianza general hacia la clase política, motivada por décadas de abusos, corruptela y malas decisiones, parece que empieza a tener su reflejo en el mundillo de los videojuegos. Parece que después de años dorados de innovación y desarrollo tecnológico, ahora nos encontramos con que el panorama actual del ocio electrónico es bastante desalentador; repleto de mentiras, acusaciones y abusos, otrora intolerables. Si quieres conocer mi reflexión sobre la relación entre videojuegos y política, ya sabes lo que toca…

Durante muchísimos años, la política ignoró completamente a los videojuegos. Solo eran una moda, un juguete caro para los niños bien. Esto se mantuvo así incluso en pleno auge de los salones recreativos, durante los años 80 y 90. “Las maquinitas” eran una pérdida de tiempo y dinero para los más jóvenes, y los gobernantes no veían ningún problema ni beneficio en ellas, más allá del puramente económico. No obstante, con el avance del tiempo hasta nuestros días, donde los videojuegos son, con permiso de la televisión, el medio audiovisual de entretenimiento por excelencia, la clase política ha ido reparando en estas maquinitas; estos juegos no tardaron en ser demasiado importantes para ser ignorados.

Como siempre que un producto o moda adquiere cierta notoriedad, no tardan en aparecer detractores; el caso del ocio electrónico, no iba a ser diferente. Que si los videojuegos creaban adicción, que si los niños no estudiaban por su culpa, que si aumentaba la obesidad porque los jóvenes ya no practicaban deporte, que eran una mala influencia para las mentes en desarrollo, etc. El sambenito de que los videojuegos son malos y favorecen la violencia, se lleva oyendo mucho tiempo. Lo triste es que, actualmente, tras décadas de convivencia, algunas “mentes” sigan creyendo que los videojuegos son el “diablo”.

Los videojuegos son muchas veces usados como arma arrojadiza en debates políticos. Las facciones más conservadoras de multitud de países y estados, da igual que sean occidentales u orientales, desarrollados o en vías de desarrollo, critican sin base alguna y de manera completamente infundada a los juegos. En Estados Unidos o Latinoamérica no es raro que una vez por semana aparezca algún gobernador, senador o telepredicador religioso atacando a los “nintendos” porque son violentos, pornográficos y satánicos. En muchos países árabes y de Oriente Medio, los videojuegos están, directamente prohibidos por ley. Principalmente, porque distraen a los jóvenes de sus obligaciones religiosas.

politicos_solitario

Los videojuegos son malos, pero el solitario de ordenador en mitad de un pleno, es muy entretenido…

Este tipo de ataques, aunque desgraciadamente frecuentes, no merecen ser tenidos en cuenta, ya que sus argumentos no se sostienen por ninguna parte. Lo único que nos queda es, intentar, entre todos los “jugones” del mundo, presionar en la medida de lo posible a los gobiernos del globo para que tengan mayor apertura de miras con este tema, y podamos disfrutar de cualquier tipo de juego sin censura de ningún tipo en cualquier lugar de la Tierra. Los videojuegos son una forma de entretenimiento como cualquier otra, y deben estar regulados, correcto, pero también apoyados y bien considerados.

De igual modo que la política se fijaba en los juegos, éstos hacían lo propio pero al revés. Los videojuegos, en su afán de evolución y expansión, han creado diversos títulos con una base eminentemente política. En su mayor parte son juegos de estrategia o gestión, que abundan especialmente en PC, pero que en los últimos años se han ido especializando. Videojuegos como Tropico 3, Yo Presidente: Objetivo La Moncloa, Rulers of Nations o el reciente Animal Crossing New Leaf, nos invitan a simular lo que se siente al ser alcalde, presidente o dueño del mundo libre, tomando las decisiones difíciles con las que debe bregar día a día un político. Lamentablemente, en estos títulos casi siempre falta el Modo Fácil o Modo Soborno, que sin duda haría que estos videojuegos fueran mucho más realistas…

animal-crossing-new-leaf-e1356035601564

El aldeano de Animal Crossing, ahora convertido en alcalde gracias a su último juego de 3DS. Cuida hasta el más mínimo detalle… ¡míra, si hasta tiene una “perra” de secretaria!

Desgraciadamente para todos los amantes de los videojuegos, las empresas del mundillo no se fijan en los políticos solo para ambientar sus título de gestión. La industria del videojuego ha empezado a copiar muchas de las malas artes de la clase política. Esto es, mentiras, abusos de poder, recorte de libertades, promesas incumplidas, tratar al ciudadano-consumidor bien únicamente en época de elecciones-campaña consumista, etc. Igual que para nuestros gobernantes solo somos contribuyentes a los que mantener contentos con pan y circo, para las grandes desarrolladoras del sector, los jugadores somos sacos andantes de dinero. Solo les interesa el $ y el €. Ganar a dinero a toda costa, y si pueden ganar 99, no se conformarán con 98…

Entiendo que esta es la base de la sociedad capitalista en la que vivimos, pero… ¿en qué momento se perdió el norte? ¿cuándo decidieron que los videojuegos tenían que sevir para “exprimir” a los usuarios? Como ya comenté en varias ocasiones, el momento presente y futuro de los videojuegos no me gusta cómo pinta. Es como en política, que siempre ves a los mismos haciendo lo mismo, lo mínimo para sobrevivir y conseguir su tajada; si pueden esforzarse un 10%, no lo harán un 15%. La originalidad, la fidelidad a unos principios, el ofrecer un producto serio y bien cuidado a un precio justo… cada vez se lleva menos.

No obstante, todavía hay un atisbo de esperanza. De igual modo que hay políticos estupendos y honrados, quedan estudios y compañías trabajadoras y fieles. Gente que siente pasión por los videojuegos y que los hace porque cree en su trabajo. Mientras haya gente así, seguirá habiendo espacio para los videojuegos buenos y de calidad; sino, me temo que los videojuegos acabarán igual que la política, con un montón de gente trajeada y rica viviendo bien a nuestra costa, al tiempo que se ríen de nosotros en nuestra cara.

Escrito por Clay.

One Response to Política y videojuegos – Ataques y mentiras

  1. Knuck dice:

    “Entiendo que esta es la base de la sociedad capitalista en la que vivimos, pero…” La base del capitalismo degenerado actual, en tal caso. Inicialmente el capitalismo, al menos hasta donde yo sé, tenía como premisa: “si trabajas y las cartas juegan más o menos a tu favor, puedes llegar a donde quieras, pero siempre sin abusar de los demás”, y hoy es todo lo contrario, con lo que yo no lo llamaría “capitalismo” ya…
    Y bueno, completamente de acuerdo con el resto de la entrada. Puesto que considero a los videojuegos como una forma de arte más, me permito como resumen acudir a una conocida frase de Ernst Fischer:

    “En una sociedad decadente, el Arte, si es veraz, debe también reflejar la decadencia. Y, a menos que quiera quebrantar la fé con su función social, el arte debe mostrar el mundo como algo en continuo cambio. Y AYUDAR A CAMBIARLO”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: