El repudiado de… Knuck

Gran_turismo_1

Antes de empezar esta entrada, rezo a los dioses de todas las religiones para que Locazza no tenga la genial ocurrencia de volver a abrir Flopgames en mucho tiempo y vea lo que para él probablemente sea, la mayor calumnia hecha contra el mundo de los videojuegos. En serio, queridos fans de los títulos de carreras, yo os entiendo, pero Gran Turismo (GT para los “colegas”) es un juego que nunca me ha llegado a convencer.

No voy a negar esa componente subjetiva interna mía que tiene cierta animadversión hacia los simuladores de carreras, pero francamente y con todos mis respetos, me parece que las buenas cualidades que ostenta este título, pese a ser innegables, están bastante sobreensalzadas…

Gran-Turismo-1Como título pionero en el sector de la simulación no hay nada que objetar, y de hecho le hay mucho que agradecer por asentar las bases en el uso del DualShock, la física realista subyacente en el movimiento del vehículo y la variedad de secretos que podían desbloquearse. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce… Por su parte, mucha de esta “escoria deslustrada” sí ha sido “convertida en oro” por sus títulos sucesores, un punto a favor para la saga desde luego.

En primer lugar la pixelación, gráficamente hablando, es muy mejorable. Caballeros, seamos razonables. Sé que estamos hablando de PSX, una consola del año de la pera y 32 bits, pero francamente lo que el juego gana en realismo físico lo pierde en realismo “virtual” en mi opinión. Alguien podría rebatirme diciendo: no es su objetivo el tener unos gráficos excelsos. Y yo diré: ya, pero el conformismo no es lo que mueve “montañas” en el mundo, precisamente…

Por lo parte, la monotonía de los circuitos es tan acusada que a mi me llegaba a aburrir cuando llevaba jugando durante un periodo de tiempo no necesariamente muy largo. Nuevamente, no es el objetivo del juego pero coño, se agradecería un paisaje un poco más variado que el typical eucaliptus geometricus, ya que los árboles y demás elementos decorativos del paisaje eran bastante burdos y mal logrados, lo que generaba cierta sensación de malestar al jugador (al menos a mí).

Finalmente, la mecánica es muy “mecánica” (perdóneseme la redundancia), aunque considero no obstante que esto es el cáncer general de todos los videojuegos de carreras. Si lo juegas con colegas, sobre todo si estos gritan y mueven sus bastas carnes furiosos mientras braman y se acuerdan de la madre que parió al joystick, como alguno que yo me sé, puede tener cierto punto de gracia. Pero por el resto es siempre lo mismo: carrera – desbloqueo de carnet – carrera… ¡Qué emocionante la vida del corredor de GT…!

Por el resto (supongo) es un buen juego, aunque a mi nunca me ha llegado gustar queridos flopblogueros, y no será por las ocasiones que he tenido para disfrutarlo en mi solitaria PSX, y también en compañía de mis buenos amigos y compañeros del Staff, especialmente el renombrado Locazza. Supongo que cada uno tiene sus gustos y costumbres y es muy difícil moverlo de sus opiniones pero pese a todo no dejo de reconocer la maestría e innovación del título en cuestión. Un saludo a tod@s.

Escrito por Knuck.

2 Responses to El repudiado de… Knuck

  1. Clay dice:

    Aquí coincido totalmente con mi compañero. Sé que para las hordas de fans de esta saga, es un sacrilegio; pero no trago los simuladores de conducción, y de todos ellos, la saga GT me parece la más aburrida de todas…

  2. Bertacas dice:

    Tienen que gustarte los coches mucho, eso está claro. Desde luego, a mi se me hacen repetitivos a los diez minutos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: