Análisis Dragon Ball Origins

dragon_ball_ds-532756

Dragon Ball Origins, también conocido como Dragon Ball DS, es un juego de aventuras basado en el popular manga de Akira Toriyama. Exclusivo de Nintendo DS, este título claramente inspirado en el genial Zelda Phamtom Hourglass del mismo sistema, es para muchos, uno de los tapados de la portátil de doble pantalla de Nintendo. Aunque ya salió hace varios años, es hoy cuando lo analizamos en Flopgames, y os decimos qué tal está relmente la obra del estudio Game Republic.

Argumentalmente el título es bastante fiel al manga, algo que siempre es de agradecer, y abarca la primera saga de la serie, la de la búsqueda original de las bolas de dragón y el primer torneo de artes marciales; pero lógicamente incluye algo de relleno, típico en estos juegos de aventuras y exploración para que la trama no dure un suspiro. Entre los niveles principales, algunas misiones secundarias, y las fases extra que se desbloquean al acabar el juego, tenemos a nuestra disposición un título, que sin ser eterno, se va a las casi 20 horas para completarlo al 100% (más incluso si conseguimos todas las figuras).

Sobre el desarrollo del mismo, pues todo el mundo coincide en apuntar que la mecánica es muy parecida a la del mencionado Phamtom Hourglass, solo que en Dragon Ball Origins no hay un mundo abierto, sino que los distintos niveles se suceden uno tras otro. Jugablemente tenemos una aventura con un control completamente táctil, que sin funcionar a la perfección, sobretodo al principio hasta que le cogemos el punto, acaba respondiendo bastante bien, donde tendremos que superar laberítincos niveles de exploración, combates contra jefe finales o niveles de carreras. Aunque variados y bien intercalados, algunos tipos de niveles pueden hacerse excesivamente repetitivos por su diseño un tanto reiterativo, abusando casi siempre del mismo esquema, enemigos y puzzles.

imgDragon Ball Origins 22

Para explicarlo mejor podemos decir que entre los diferentes niveles, los escenarios se diferencian mucho, pero dentro de las fases de cada nivel, todo es excesivamente semejante, y muchas misiones son exactamente iguales. Por suerte esta sensación es algo puntual, y para compensarla ningún nivel es excesivamente largo o tedioso, aunque si que podremos quedarnos atascados momentáneamente en algún punto en concreto del juego. Y es que Dragon Ball Origins no es un título difícil, pero tampoco es un paseo. Deberemos equipar bien a nuestro personaje con objetos de ataque y curación, así como mejorar sus habilidades para superar los combates más complicados. Este tipo de opciones, así como el diseño de algunas mazmorras, o la presencia de cofres con mejoras para el personaje y objetos coleccionables, dota a la aventura de un toque rpg bastante adecuado. Lo malo es que solo manejamos a Goku, acompañado en algunos niveles por Bulma. Se hubiera agradecido poder jugar con el resto de personajes.

También debemos mencionar, aunque no resulte algo fundamental, que el juego dispone de tres slots de guardado, para tres aventuras distintas, por si queremos compartir el juego con algún hermano, novia, amigo, etc. Eso si, más allá del modo historia principal no tenemos ningún tipo de multijugador u otros modos de juego que amplíen las posibilidades del título. Una vez acabemos la aventura, se acabó, a no ser que queramos rejugar algún nivel para mejorar nuestro ranking, o para abrir algún cofre que nos hayamos olvidado. Como véis, no son grandes alicientes, pero ahí están para los más completistas.

Dragon Ball Origins 550

Técnicamente el juego cumple bastante bien en sus diferentes apartados. Los gráficos, que podéis ver en las imágenes, muestran unos entornos tridimensionales bastante cuidados, igual que los personajes que son perfectamente reconocibles. La distribución del mapeado entre las dos pantallas de la DS no siempre funciona igual de bien, ya que en ocasiones los enemigos o puzzles quedan situados entre las dos pantallas, o fuera de ellas, y hay que intuirlos más que verlos. Los vídeos ingame realizados con el propio motor del juego son escasos, pero también están bien realizados. Siendo casi como ver un capítulo de la serie en tres dimensiones.

El sonido en cambio, es uno de los aspectos más flojos del cartucho. Los FX o efectos de sonido son bastante escasos y poco trabajados; los diálogos, únicamente presentes en algunos vídeos, solo están disponibles en inglés, y más que conversaciones lógicas, parecen frases sueltas, inconexas, y mal sincronizadas. La música no está mucho mejor que los diálogos; aunque disponemos del opening original de la serie en japonés, este tema solo suena en el menú de inicio y al finalizar el juego. Durante el resto de la aventura, solo aparecen un par de melodías sosas y que solo conseguirán que bajemos el volumen de la consola al rato de empezar a jugar a Dragon Ball Origins.

Con este cartucho he sentido sensaciones bastante contradictorias, pasando de un extremo a otro. Cuando empecé el juego y vi los buenos gráficos, el opening original, y la historia fiel al manga, me enamoré. Sin embargo, a medida que fui avanzando en la historia, topándome con niveles aburridos y enemigos absurdos, atascándome con puzzles o combates ilógicos, desesperado por el extraño y poco preciso control táctil, llegué incluso a pensar en abandonar el título. No obstante, tras continuar jugando, adaptarme al control, bajar el volumen, y progresar en la trama principal, Dragon Ball Origins se acabó destapando como un juego muy correcto, con sus fallos evidentes, pero entretenido. Ideal para los fans del manga y la serie original, así como para aquellos usuarios de la DS que busquen aventuras de este estilo.

07'0-Siete

Lo más FAP:

-Historia fiel al manga.

-Duración y dificultad ajustada.

-Gráficamente muy competente.

-Mazmorras, niveles de exploración, carreras y combates. La aventura es bastate variada en su conjunto.

-El sutil toque RPG de personalización y mejora de personajes.

Lo más FLOP:

-El aspecto sonoro del cartucho es bastante lamentable, especialmente la música y los diálogos.

-Algunos niveles de relleno son muy repetitivos y aburridos.

-Fallos puntuales de precisión en el control táctil.

-Ausencia de más modos de juego, posibilidad de manejar a otros personajes, o cualquier tipo de multijugador.

Escrito por Clay.

3 Responses to Análisis Dragon Ball Origins

  1. NeoJ dice:

    A mí me pareció bastante soso! Nada que ver con el inigualable Dragon Ball Advanced Adventure de GBA

    • Clay dice:

      Totalmente de acuerdo. El DB Advance Adventure me parece superior, pero ese cartucho son palabras mayores; uno de los mejores juegos de Dragon Ball de todos.

  2. Knuck dice:

    Yo llevo tiempo con él en la “recámara”. A ver si algún día me digno a probarlo puesto que lo pintas bastante bien…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: