La dificultad en los videojuegos

Existen juegos sencillos, juegos difíciles y juegos imposibles. El de arriba pertenece categóricamente y sin ninguna duda a los últimos.

Es un hecho experimental y empírico, constatado por todo gamer más o menos curtido, que existen rangos de dificultad en el mundo de los videojuegos. Es evidente que unos títulos requieren más habilidad y práctica que otros, como sucede de hecho en todas las facetas de nuestra vida. En Flopgames hablaremos de algunos de estos videojuegos, capaces de poner a prueba la paciencia de los jugadores más fríos; y de paso, veremos su tendencia con el tiempo. ¿Son los videojuegos de antes más difíciles que los de ahora por norma general, o viceversa? Sigue leyendo si quieres conocer nuestra opinión…

Muy curioso es notar cómo algunos títulos, lejos de ser reconocidos por sus excelsos gráficos o por su eminente jugabilidad, son recordados por su enorme complejidad y la cantidad de horas necesarias que sólo unos pocos valientes fueron capaces de dedicarles para concluir su trama exitosamente. Este es el caso de muchos plataformas antiguos, algunos de ellos causantes de graves trastornos de esquizofrenía o de la destrucción de algún componente electrónico de la consola (xDD) del videojuegador.

Un buen ejemplo ya lo mentó mi buen colega Clay hace poco: Ghost’n’Goblins. Aunque yo no tuve el privilegio (o la desgracia) de jugarlo en Commodore, sí he sentido en mis carnes lo que es luchar en calzoncillos contra fuerzas sobrenaturales y de ultratumba desde las antiguas recreativas, y doy fé de que para ser experto en este juego y no morir hace falta un don sobrenatural (no mi caso xD).  Sí puedo jactarme empero, de haber concluido con éxito y más de alguna cana de desesperación el Super Mario Bros: The Lost Levels. Después de tanto enemigo, laberinto y una dura batalla contra Bowser al calor de la lava, mi conciencia quedó relajada al ver cómo Mario ligaba con su querida Peach. Yo me había comido el trabajo duro y había disminuido claramente el promedio de amigos y novias a cero; pero había merecido la pena… xDD.

Los shoot´em up espaciales también se caracterizaron en un pasado no muy lejano por ser juegos complicados; mayormente porque el invento de la “barra de energía”, tan característico desde siempre en los juegos de lucha, es un añadido relativamente reciente en este subgénero (como podemos apreciar en los Nanostray). Es decir, en los primeros títulos de este género el “error fatal” conducía inevitablemente a la catastrófica destrucción de la aeronave y con un poco de suerte, tan sólo dispondríamos de una o un par de vidas más, a distribuir con algún que otro continue para todo el resto del juego. Sí… estábamos jodidos. El jugador diestro y experimentado sabía usar las armas y las barreras que el propio nivel le iba proporcionando en su favor para evitarse disgustos y malos tragos. No obstante para adquirir tal destreza eran necesarias muchas horas de vicio combinadas con una memoria prodigiosa que conociera a la perfección cada uno de los niveles.

Y es que quien se haya acabado Blazing Lazers o Gradius V sin perder ninguna vida, por favor que se presente a este humilde blog en los comentarios, pues será un honor conocerlo. De hecho, si tú eres uno de ellos querido lector, espero que la NASA haya sido justa contigo y te haya contratado para pilotar algún vehículo espacial, porque tu destreza como piloto debe trascender, por fuerza, lo natural.

Los RPG también saben ser muy jodidos cuando quieren, especialmente cuando los enemigos abundan y los objetos y la vida escasean. Como no, los jugadores de Gauntlet conocen bien este panorama agobiante, donde la constante vital se mantiene precisamente aporreando los botones de una recreativa cuyos controles están ya generalmente desgastados y en algunos casos manchados de humo de ceniza, posiblemente del cigarro que el jugador adulto (o fumador precoz) había inhalado en aras de su desesperación y frustración extrema al ser invadido por una horda de orcos mientras entraba en un serio trance y dilema filosófico preguntándose por qué el tiempo le restaba vida (HP)… El juego se volvía más asequible si la labor de aporreo de botones se repartía entre varios amigos jugadores. No obstante, llegar al final era sólo tarea de los mejores, o los que mejor paga de fin de semana tuvieran.

Si a lo anterior añadimos la dificultad de atacar al enemigo, bien sea por su movimiento errático y aleatorio, o por nuestra incapacidad de acercarnos como consecuencia de sus ataques a distancia, el juego se vuelve desesperante. Es el caso del primer Zelda, Zelda I; que de hecho su propio creador confiesa no haberse acabado. Posiblemente el título más difícil de la saga, al menos en cuanto a la acción se refiere. Por suerte esta extrema e innecesaria dificultad ya se subsana de forma más o menos satisfactoria en The Adventure of Link.

Y puestos a hablar un poco de todo, los títulos de acción tampoco se tenían porque quedar cortos en dificultad. Basta plagar los escenarios de enemigos y hacer que el protagonista muera de un único error “fatal”. Bienvenidos a la dimensión Contra, donde un único tío tiene que hacer milagros para liquidar a todo un ejército provisto tan sólo de un arma. En este tipo de juegos, para compensar la mayoría abrumadora de enemigos, el arma del protagonista suele ser considerablemente más potente y rápida que las de los “malos”. A pesar de todo, su dificultad sigue siendo excesiva, pero aun así, las dos primeras entregas de Contra se cuentan entre los juegos más divertidos de la Historia de los videojuegos.

Lo mismo podemos decir de los Beat ´em up, donde los enemigos aparecen por todas partes y no podemos casi ni defendernos. Un claro ejemplo es Battletoads, para muchos el videojuego más difícil de todos los tiempos, y posiblemente el único videojuego donde cooperar es más difícil que competir. Y los que lo hayan jugado ya saben por qué nivel en particular lo digo… Ese look grunge de tortuga ninja cautivó a muchos jugadores, pero sólo unos pocos osados tienen el honor de haberlo finalizado por completo. ¿Eres uno de ellos? Pues enhorabuena, ya has logrado una de las máximas de todo gamer. xDD

A pesar de que los títulos de lucha y deporte suelen ser bastante canónicos, y no salirse de unos patrones de dificultad determinados, sí es bien cierto que algunos despuntan por sus condiciones particulares. Por ejemplo, FZero – GX, necesitaba un enorme dominio del volante y unos nervios de acero para no colisionar con un vehículo que en promedio se mueve a 2000 km/h.

De la gran saga Street Fighter destaca también especialmente su dificultad en el control de los personajes, que no siempre se ajustaba fácilmente a lo que el jugador deseaba. Pese a todo, un juego muy querido y como dice la imagen: “no el mejor, pero sí el padre de una de las mejores sagas de lucha”.

Como se suele decir, “para gustos hay colores”. Quizá, amigo lector, para ti no haya sido complicado acabar el Contra pero sí te hayas tirado de los pelos con Megaman 9. O quizá hayas preferido “vértela” con Battletoad antes que con Cadillacs and Dinousaurs. Cada uno tiene siempre sus preferencias subjetivas. Espero las tuyas en los comentarios.

En cualquier caso sí quiero llamar la atención sobre el hecho de que la totalidad de juegos mentados en la lista anterior son todos “antiguos”, es decir, de entre mediados de los 80 y mediados de los 90. Y he ahí la pregunta del millón: ¿son los videojuegos antiguos más difíciles que los videojuegos actuales? Los más escépticos opinan que no, y tachan a los que opinan que sí de autosugestionarse y atribuirse más “ego” del justo y necesario xDD.

Yo por mi parte tengo una postura ponderada, que está en consonancia además con la de Hyrule con el cual debatí un día sobre este tema. Y es que aunque existen videojuegos difíciles en todas las épocas, la tendencia natural “evolutiva” es que el juego sencillo suplante al difícil. Tengo diversas razones para defender mi postura. En primer lugar está la archiconocida casualización de los videojuegos que busca ampliar potencialmente fronteras comerciales y llegar al mayor número de consumidores posible, lo que exige en principio disminuir la dificultad promedio de los títulos (no creo que haya muchos bebés y abuelitas hardcore gamers). Pero además del tema económico hay una influencia meramente social emparejada con la propia disposición mental del ser humano. Y es que, puesto que cada vez vivimos en una sociedad más acomodada, que nos proporciona mayor número de facilidades en todos los campos de nuestra vida, el ser humano tiende a razonar y trabajar superficialmente sobre todo cuanto ve, lo que se traduce en dos actitudes fundamentales: predominio absoluto de la imagen sobre facetas argumentales o creativas (hoy por hoy vemos que en el mundo del cine y los videojuegos, el grueso del presupuesto va dedicado a conseguir buenos gráficos y efectos especiales en vez de un logrado argumento), y desperezamiento del individuo ante actividades complicadas (si algo es extremadamente difícil, como tengo muchas más alternativas y medios a mi alrededor, tiendo a abandonar la actividad que me resulta difícil para hacer otra que a corto plazo me proporcione satisfacción y no frustración, lo que hace que desde esta perspectiva, un juego ligeramente más difícil que el promedio sea abandonado por el jugador/consumidor rápidamente).

En definitiva, aunque siguen existiendo juegos difíciles, todo se diluye cada vez más para dejar paso a lo “puramente comercial”. Es por ello que los retrogamers seguimos adorando el “ayer”, pues vemos en él verdaderos ejemplos artesanos de lo que es un juego, labrado con cariño e ilusión para hacer que el videojugador disfrute la experiencia jugable pero también se acostumbre a la dureza y ferocidad de la vida real, pues en ella no siempre es tan fácil ser un héroe, ni mucho menos triunfar. No obstante, difícil no quiere decir imposible (no hay nada imposible, salvo ser Chuck Norris, claro)… xD

Escrito por Knuck.

3 Responses to La dificultad en los videojuegos

  1. Clay dice:

    Coincido totalmente con todo lo que dices. No es cosa de hacernos los duros, pero es una verdad innegable, antes los juegos eran más difíciles. Probablemente has recopilado en la entrada los más famosos “huesos” del mundillo.
    De todos modos, hoy en día se siguen haciendo juegos difíciles. Vale que no es lo habitual, pero cualquiera que haya jugado al Dark Souls, sabe de lo que hablo XD

  2. Cambrid dice:

    En los juegos de ahora no se curran tanto la historia ni se preocupan de que el juego sea difícil, solo interesan gráficos.
    Buena entrada Knuck.

  3. hyrule88 dice:

    Un artículo muy interesante la verdad, como dices, ya lo comentamos pero no tan al detalle. Lo cierto es que la menor dificultad de los juegos es algo tan claro, que ni tenemos que remontarnos tan atrás. Dentro de sagas recientes las diferencias ya son increíbles, véase Assassins Creed o Ninja Gaiden (los de 3D)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: