Yu-Gi-Oh! Duelo en las Tinieblas

Hoy me ha llegado una carta del banco, como casi siempre en estas ocasiones, no es algo muy esperado. Por fortuna para mi, me enteré de que me habían rebajado el seguro del coche. Esto provocó una reacción mental bastante extraña en mi, y me recordó a un juego de Game Boy Color llamado Yu-Gi-Oh! Duelo en las Tinieblas (Yu-Gi-Oh! Dark Duel Stories en inglés). ¿Quieres conocer el paralelismo oculto entre mi historia y el juego? Ya sabes lo que toca…

Yu-Gi-Oh! Duelo en las Tinieblas es la traducción un tanto libre del videojuego japonés Yu-Gi-Oh! Duel Monsters III: Tri-Holygod Advent. Desarrollado y distribuido por Konami en el año 2000, fue el primer juego de Yu-Gi-Oh! que salió en Occidente. Desembarcó en USA y en Europa durante el año 2002, vamos, cuando GBA ya estaba asentada en el mercado y la GB Color daba sus últimos coletazos. Si no recuerdo mal, éste debió ser uno de los últimos juegos que salieron en España para la consola. Basado en el popular juego de cartas de Konami de Yu-Gi-Oh!, y más concretamente en la primera serie anime homónima, el juego, pese a sus evidentes limitaciones, obtuvo buenas ventas, entre ellas, la copia que adquirí yo XD

Aquí elegimos a nuestros adversarios… no, la cabeza no se la exprimieron mucho al desarrollar la interfaz…

¿Y porqué una carta del banco me ha recordado a este juego? Por un motivo muy simple, una carta en apariencia fea, mala y poco deseada, ha terminado por resultar bastante útil para mis objetivos. En este juego, ocurría algo parecido con las cartas creadas, pero eso lo explicaré un poco más adelante, ahora voy a hacer un pequeño retroanálisis del título en cuestión.

El ser uno de los últimos juegos en salir para la consola, y con una licencia de moda en aquel momento, propició que Duelo en las Tinieblas tuviera una buena acogida. Konami se encargó de hacerle bastante publicidad al juego, así como de distribuirlo ampliamente por todo el mundo, y localizarlo al idioma de cada país. Algo que no era del todo habitual en aquellos años, aunque tampoco era raro. Los jóvenes de la época teníamos mono de videojuegos de Yu-Gi-Oh!, así que compramos el juego por la carátula, sin saber muy bien, que nos encontraríamos dentro.

Tablero de juego con el primo mal dibujado del poderoso Kuriboh… Larga vida a nuestro dios peludo!!!

El aspecto técnico del juego era muy humilde. Vale que la potencia de GB era la que era, pero igualmente el juego pecaba de contar con unas interfaces y fondos demasiado simples. Para elegir rival, nada de mapeados ni muñequitos, un fondo con rectángulos con fotos de los rivales, y a la hora de luchar, un cutre fondo blanco con las cartas encima. Para rematar, una pésima animación de corte en la batalla entre dos cartas. Trabajo mínimo en este apartado. El sonido no era mucho mejor que los gráficos. Un par de melodías repetitivas y cansinas era todo lo que ofrecía el juego. Por suerte como digo, el juego estaba traducido completamente al castellano.

En el aspecto jugable, Duelo en las Tinieblas adapta libremente las reglas oficiales del juego de cartas Yu-Gi-Oh. Cuando digo adapta, es que lo simplifica en exceso hasta quitarle gran parte de la gracia al asunto. Para empezar, se han eliminado las cartas trampa y las cartas mágicas, con lo que solo tenemos cartas de monstruos. Así que los duelos son un desfile de monstruos sin parar, y gana quién los tenga más poderosos, bajando los puntos de vida del enemigo a cero (o realizando la siempre compleja misión de juntar las 5 cartas de Exodia en la mano). Esto es así contra los 17 enemigos que incluye el juego, más 4 secretos que había que desbloquear con contraseñas de cartas físicas no incluídas en el juego, vamos, un fail. La historia no tiene relevancia ni interés alguno, así que el modo de juego principal es únicamente una sucesión de combates contra un enemigo diferente tras otro, hasta que los derrotamos a todos y acabamos el juego. Por lo menos no es un título muy corto, y acabarlo nos llevará unas cuantas horas, aunque menos de las que debería gracias a una de las novedades del juego, las partes de cartas, y la creación de cartas nuevas.

Guardián Celta, siempre te seré fiel.

Los monstruos rivales podían ser destruídos por mayor puntuación de ataque, o por un sistema tipo piedra-papel-tijera, donde los montruos de una clase, por ejemplo fuego, ganaban por sistema a los montruos tipo bosque, sin importar su poder. Lo habitual sin embargo, era ganar por daño, así que era importante contar con cartas poderosas. El desnivel del juego venía dado principalmente por las cartas creadas que mencioné antes. Al derrotar a cada rival, nos daban de premio una parte de carta, superior o inferior; combinando dos partes de carta, creábamos nuevas y poderosas criaturas. Cada parte tenía su pareja adecuada, aunque el juego permitía combinarlas libremente. Esto provocaba deformes y terroríficos monstruos, con una apariencia aterradora y un poder descontrolado. Estas cartas creadas “al azar” contaban con un aspecto sumamente feo: un escorpión con cuerpo de rana, una sirena con pies de caballo, un caballero con cuerpo de ciempiés, etc. Además los nombres eran tan malos como RanitaBichoEs, Mono-OjCocodri o CaballMPiernaA. Como podéis observar, estos abortos además de feos, tenían nombres pésimos. Afortunadamente, y como mi carta del banco, estos seres del inframundo eran terriblemente poderosos, fácilmente llegaban a 2000 de ATK y 2000 de DEF, el máximo para criaturas sin sacrificio. Como os podréis imaginar, resultaba muy fácil ganar a cualquier rival del juego con una baraja repleta de estos subseres demoníacos.

La pantalla de título, muestra de la gran cantidad de modos y opciones del juego…

Aparte de los duelos de la campaña principal, el modo para crear engendros, y el modo para introducir contraseñas de cartas que en España no teníamos, solo había otro modo de juego, duelo contra amigos. A través del siempre útil cable link podíamos enfrentar nuestros mazos contra el de otros amigos que también hubieran picado comprado el juego. Una vez en un parque combatí contra un chaval que no tenía engendros en su mazo, así que lo barrí, y no volví a combatir nunca, mis amigos no tenían este juego, y la verdad, lo entiendo.

Podemos concluír que Duelo en las Tinieblas era un juego bastante malo. Los duelos tenían cierta gracia para los amantes de Yu-Gi-Oh o de los juegos de cartas, pero el aspecto técnico era muy pobre, las reglas estaban incompletas, la historia no tenía relevancia y las novedades, como la creación de cartas, desnivelaban completamente el juego. Así y todo, estos fallos pasaron bastante desapercibidos en mi adolescencia, y se puede decir que lo pasé bien con el cartucho. Hoy en día objetivamente, puedo decir que hay alternativas mucho más válidas en cuanto a juegos de Yu-Gi-Oh!, como el Duel Monsters de GBA, el Power of Chaos de PC, o el Nightmare Troubadour de DS. No obstante, siempre guardaré con cariño mis abortos, que igual que las cartas del banco, no son bonitas, pero muchas veces nos sacan de un apuro.

Escrito por Clay.

5 Responses to Yu-Gi-Oh! Duelo en las Tinieblas

  1. Knuck dice:

    Pfff… a mi ya sabes que estos juegos de cartas no me llaman en exceso. pero bueno, como se suele decir, cada loco con su tema xDDD

  2. hyrule88 dice:

    Yo era más de pokemon trading card game, mejores gráficos, más fiel y con modo historia.

  3. Eduardo dice:

    Me agradó la reseña, estaba jugando el juego en un emulador recientemente y me sentí el mejor duelista por que fusioné a dos monstruos xD

    pero no me sé otras combinaciónes -.- ni siquiera puedo armar un aborto decente T.T

  4. @Aleex_Stark dice:

    Otra gran juego de la época dorada de Game Boy color

  5. carlos andres dice:

    es exelente aun hoy en 2015 lo juego en mi cel
    y ya tengo de a tres jirai gumos elfos geminis elfos oscuros cocons de la evolucion ruina generalizada trampa agujero alambres invisibles aplastadoras y mucho mas es un mazo invensible ya a no ser de que me enfrente a otro igual es muy adictivo este juego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: