Análisis Vanquish : Efímeramente satisfactorio

Vanquish es un videojuego muy, muy rápido; frenético de principio a fin. Un juego de acción en tercera persona, con ambietación futurista, un toque de mechas, muchas balas, y todo bajo la tutela de Platinum Games, respaldados por Sega, pero con el maestro Shinji Mikami a la cabeza. Los japoneses quieren demostrar que saben hacer más cosas aparte de rpgs, y que también pueden desarrollar juegos de acción de corte occidental. ¿Será Vanquish el primer juego japonés de su estilo que se puede equipar a los grandes títulos occidentales? ¿O terminará tan mal como el fallido Quantum Theory? Lee el análisis de Flopgames para averiguarlo.

Vanquish, que salió a la venta a finales de 2010 para Xbox360 y PS3 (versión Xbox360 analizada), actualmente en fácil de encontrar con un precio muy rebajado, a un servidor le valió 10€ con caja metálica hace un par de semanas, por lo que podemos decir que se trata de un juego económico, lo cual es un factor importante a tener en cuenta.

Sobre el título en si, Vanquish sigue la estela marcada por Gears of War, que ha sido la saga que ha sentado las bases de todos los juegos de disparos en tercera persona de la generación. Sin embargo, y aunque comparte muchas similudes con la saga de Epic, como las coberturas, la división por actos, el sistema de apuntado, cambio de arma y recarga, etc, Vanquish tiene su propia personalidad. El sello característico de los estudios japoneses. Para bien o para mal, Vanquish es un juego japonés, y tiene sus peculiaridades.

A la cabeza del desarrollo está como ya dije, Shinji Mikami, que no es un cualquiera en esto de los videojuegos. Resident Evil 2, Dino Crisis, REmake, RE 4, … son algunas de las joyas que realizó Mikami en los tiempos  en los que trabajaba con Capcom. Ahora forma parte de Platinum Games, y aunque sus últimos trabajos, no tienen el mismo nivel de los clásicos mencionados, si que son juegos que mantienen siempre un mínimo de calidad en todos sus apartados.

El desarrollo japonés en Vanquish se nota en la estética del juego. Empezando por ese toque de robots mecha, que tanto gusta en el país del sol naciente, está muy presente en Vanquish. El argumento, con personajes y tramas “occidentales” es demasiado arquetípico, basado en tópicos de películas de Hollywood. De todos modos, son matices que para nada enturbian la experiencia jugable.

Ya que hablamos de la trama, Vanquish nos sitúa en un futuro no demasiado lejano, donde la superpoblación y el agotamiento de la Tierra ha obligado a construir y poblar una colonia espacial. Los yanquis como no, son los pioneros en este asunto. El problema viene cuando un grupo terrorista ruso, toma la colonia y ataca San Francisco. Los americanos no van a permitir esa afrenta, así que envían a los marines a recuperar la colonia y acabar con los malos, que amenazan con destruír Nueva York. Entre los héroes en esta misión, se encuentra Sam, una prometedora estrella del fútbol americano que ahora trabaja en DARPA, una agencia de defensa que lleva años desarrollando tecnolgía muy avanzada. Sam tiene un traje muy chulo llamado ARS, y decide ponerlo en práctica en combate. Argumento en general, bastante prescindible.

El juego como podéis ver en el gameplay, es un título de acción a raudales, muy rápido, y con un ritmo frenético. Aquí no hay pausa nunca, no hay lugar para puzzles ni para recuperar el aliento, hay que matar enemigos, uno tras otro, hasta el final. Lo más parecido a un puzzle que encontraremos será activar un interruptor para abrir una puerta. El traje de Sam es una de las diferencias de Vanquish con otros juegos parecidos. El ARS nos permite deslizarnos a gran velocidad, llegando de una punta del escenario a otra en poco tiempo, golpear físicamente con una fuerza sobrehumana, y lo más interesante, activar tiempo bala. A estas alturas no creo que deba explicar en qué consiste el tiempo bala, esa habilidad que ralentiza el tiempo y nos permite movernos y disparar a nuestros enemigos a cámara lenta, un efecto visto ya una y vil meces, pero que sigue resultando interesante.

Los enemigos que derrotamos son en un 95% robots. No tiene mucho sentido que mientras el bando ruso cuenta con miles de leales robots, USA tenga que arriesgar las vidas de sus hombres en combate. Dejando este detalle a un lado, la variedad de enemigos no es muy amplia, y apenas encontramos 4 ó 5 tipos de enemigos, más otros tantos jefes de nivel y finales. Para derrotar a estos últimos, a nuestro limitado arsenal (unas 8 armas distintas), le sumamos QTEs, bastante espectaculares, aunque a estas alturas ya aburren más que sorprenden. El control del juego responde muy bien, y acompaña de manera fluída todas las acciones de los personajes. Igual que la cámara, que no muestra problema alguno.

La dificultad es satisfactoria. Con un nivel fácil muy asequible, y un nivel difícil bastante exigente (los desafíos son terriblemente complejos). Por el medio queda la experiencia normal, la más recomendada para pasarse el juego por primera vez. Y ya que hablamos de pasarse el juego, llegamos a uno de los puntos negros de Vanquish, su escasa duración. Acabarse los 5 actos de la campaña de Vanquish nos puede llevar unas 3-4 horas, con cgs y créditos finales incluídos. Muy, muy escasa, incluso para los tiempos que corren. La rejugabilidad tampoco es muy elevada, si que es posible que nos entre el gusanillo de rejugar algún nivel en concreto que nos haya gustado, o repetir cierta misión para desbloquear algún logro o recolectar todas las estatuillas, pero en general, una vez acabado, Vanquish no da para mucho más.

Si a la duración limitada, le unimos un único modo de juego real, sin ningún tipo de multijugador, y que la campaña, pese a ser muy divertida, es repetitiva, sin mucha variedad de situaciones, tenemos un auténtico patinazo en este apartado. Matar y matar robots en una colonia futurista es divertido, pero es lo mismo una y otra vez; si no llega a aburrir, aparte de por su ritmo frenético, es porque se acaba antes de que te de tiempo a empezar a rallarte…

En lo referente a los apartados técnicos, podemos decir que Vanquish cumple bastante bien. Sus gráficos son detallados, y resultan efectivos, y aunque en ningún momento nos sorprenderán por su calidad, tampoco por lo contrario. Lo más loable del título en este aspecto, es que mantiene un ritmo vibrante, el framerate es estable, incluso con muchos enemigos en pantalla, y no hay tirones en ningún momento. Se podría haber variado un poco más en el diseño de escenarios y enemigos, para hacerlo más original y diverso. Los tiempos de carga son muy poco numerosos y no interrumpen el ritmo de la partida, aunque personalmente considero que hay un exceso de pequeñas escenas de vídeo, que no aportan nada, y si perjudican el tempo del juego. En el sonido, efectos de disparos y explosiones genéricos, y una BSO completamente prescindible, ya que no recuerdo ni un solo acorde tras pasarme el juego hace unos días, lo cual no es muy bueno. Al menos Vanquish viene doblado al español; un trabajo un tanto cutre, con voces apagadas y faltas de expresión, y donde la sincronización labial brilla por su ausencia, pero que sirve para que disfrutemos del título en un idioma reconocible.

Podemos concluír que Vanquish no es mal juego, es frenético, rápido, relativamente divertido, tiene algunos combates con robots gigantes espectaculares, y en general cumple en todos los apartados, siendo una alternativa dentro de su género recomendable, en especial para los seguidores de las ambientaciones futuristas y los mechas. No obstante, su escasa duración, su parquedad en modos de juego, escenarios, enemigos y situaciones, así como una trama demasiado típica, únicamente al servicio de los diparos, hacen que Vanquish sea más bien un juego de usar y tirar, una vez acabado. Afortunadamente, está rebajado, y por 10-20 €, podemos valorar adquirirlo.

  Lo más FAP

-Frenético, rápido, acción a raudales constante.

-Gráficamente notable, con un framerate muy estable.

-Tiempo bala, deslizarse, súper puñetazos… en general las habilidades del traje ARS son novedades interesantes dentro del género.

-Un juego de acción japonés, con su influencia, pero que parece occidental por su calidad. El sello Mikami.

-Algunos enfrentamientos, muy espectaculares.

-Barato. Entre 10 y 20€ en la mayoría de tiendas.

Lo más FLOP

-Duración de chiste. 3-4 horas como mucho.

-Ausencia de cualquier tipo de multijugador.

-Deficiente variedad de escenarios, situaciones y enemigos.

-Historia demasiado estereotipada y poco inspirada.

-BSO discreta, así como el doblaje.

Escrito por Clay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: