Lo más FLOP: Limitación tecnológica intencionada

Viñeta tomada del blog Gameparody, cuya visita recomiendo encarecidamente

Mi compañero y buen amigo Clay lleva quejándose una temporada de que en general, “el mundo de los videojuegos ya no es lo que era”. Para algunos de nosotros, yo particularmente, el sector de los videojuegos alcanzó su estado de máxima calidad en algún punto entre finales de los 80 y mediados de los 90, y a partir de ahí empezó a sufrir una estrepitosa caída de acorde con la mayoría de facetas de la sociedad occidental. No queridos lectores, no quiero asustar a nadie; pero es evidente y manifiesta una crisis de originalidad en el sector aparejada con un despropósito masivo de información que sólo busca aumentar beneficios por parte de las compañías. Resumidamente esto es lo que mi colega quiso decir, o al menos lo que yo interpreté de su lectura. ¿Mas es la crisis de ideas y el bombardeo de información el único problema al que nos enfrentamos…?

Quizá los problemas comentados anteriormente sean importantes, no seré yo quien lo niegue. Sin embargo, la gestión de los recursos y más concretamente de los componentes tecnológicos que usan las videoconsolas y en general, cualquier dispositivo electrónico, es también un factor a tener en cuenta. En primer lugar me referiré al tema: “qué se pretende de ellos” para posteriormente tratar el “qué se podría esperar de ellos”.

“Tira y compra, compra y tira. Total no se acaba nunca”. Política empresarial de la compañía “Apple” hasta no hace mucho tiempo… xDD

Por un lado, si hemos de hablar de los componentes electrónicos que usan las consolas, de ellos hay que decir que son un recurso escaso y finito, como lo es nuestro planeta en sí mismo. ¿Por qué? Pues sencillamente porque la mayoría de condensadores, diodos, transistores, válvulas… están elaboradas a partir de metales, minerales o mezclas de estos que son bastante escasos. En efecto, si algo nos enseña la Geología, es que para que se formen determinados minerales tienen que darse ciertas condiciones ambientales (presión y temperatura) que a veces sólo son posibles a largo plazo, al contrario de lo que sucede con nuestro sistema económico – productivo, que sólo funciona y tiene visión de corto plazo.

Coltan, mineral sin el cual no sería posible el sueño de espionaje aeroespacial… ¡Ni la PS2!

Un claro ejemplo de lo anterior es el coltan, una mezcla de los minerales columbita y tantalita. Este material posee una serie de propiedades electromecánicas que lo hacen “orgasmizante” para los avances de alta tecnología: conductividad eléctrica, capacitancia, resistencia a la corrosión…

Problem? Desde luego que los hay (no uno, sino varios). Lejos de todos los fregados sociales y políticos que hacen aflorar la parte más miserable y ruin del alma humana (guerras con ánimo de lucro en el Congo, que es el mayor productor de este mineral, perjuicios para la salud por sus transiciones radiactivas, condiciones de explotación de semiesclavitud para los mineros y un largo etcétera que no abordaré aquí con profundidad porque no es nuestro tema, pero que pueden consultarse investigando un poco), lo que más me interesa es relacionarlo con el impacto medioambiental a través del fenómeno conocido como obsolescencia programada (del que creo que ya hablé una vez someramente), la filosofía y política económica por excelencia de nuestro sistema de producción occidental, según el cual los objetos deben “programarse” para durar una determinada cantidad de tiempo que no comprometa el ritmo de beneficios de la empresa, ni el ritmo de crecimiento en la producción cíclica.

Gracias queridas mías, por vuestros efímeros momentos de diversión. Lástima que palmárais tan jóvenes…

Y es que… cuánto duraba antes una Game Boy (yo de hecho aún conservo la primera que tuve, la blanca gordita) y con qué pasmosa facilidad saltan ahora las tres luces rojas de nuestra XBOX. ¿No os parece sospechoso, por su parte, que a vuestra Nintendo DS le falle el micrófono (mi caso) o algún control justo después de que se cumpla el plazo de garantía de 2-3 años? ¿Y qué hay de los portátiles? ¿Es que nosotros somos cada vez más brutos y estamos tan desquiciados de los nervios o somos tan frikis que le damos una utilidad por encima de sus capacidades y “mueren” antes? Hasta hace unos años, mi inocente e ingenua bisoñez hubiera atribuido todo esto a un simple factor de “azar”, mala suerte o incluso paranoia. Sin embargo, no dejo de reflexionar y comprobar en mis cavilaciones que las “políticas de pagar, usar y tirar” se están expandiendo al terreno “intelectual” (o de las ideas), con las bien odiadas “expansiones” (véase explotación de franquicias).

¿Hay una solución a este problema? ¿Es lícita y necesaria? Humildemente y desde mi punto de vista, respondo con un rotundo a ambas cuestiones. En el caso de la primera, bastaría con hacer componentes de mayor durabilidad, con mayor protección ante condiciones externa o simplemente no limitándolos y “obligándolos” a que fallen, lo cual es lícito y necesario no ya sólo por respeto al consumidor (muchos se podrán permitir el lujo de comprar una consola cuando otra se le estropea, pero es algo “antinatural”), sino por respeto al medioambiente y la naturaleza, que en última instancia es quien nos proporciona toda la materia prima (no hace falta ser ecólogo ni ecologista, ni siquiera tener muchas luces, para darse cuenta de este pormenor…). Y es que estamos acostumbrados a pensar que la naturaleza “regenera” todo lo que de ella extraemos. Esto es cierto, pero hasta cierto punto. Concretamente, dicho punto radica en el tiempo característico de formación del componente. En otras palabras, si consumimos a más ritmo del que algo se produce, lo acabamos…, algo tan sencillo y que las compañías no ven, o no parecen querer ver…

Si algo he aprendido en la vida es: “nunca digas nunca”. Te podrías llevar un enorme chasco o sorpresa (depende de como lo mires)

Y ya que estamos criticando a las compañías, vamos a hacerlo un poco más pero apelando también ahora al consumidor, que no quedará impune. En Flopgames, estamos en contra de la piratería, y entendemos que las empresas se quejen de tal comportamiento. Sin embargo, a las últimas sí les parece normal cobrar un dineral por un videojuego pésimo del que sacan una versión al año con tropecientas ampliaciones, o no hacer consolas que podrían ser potencialmente más aprovechables y con más aplicaciones. Volviendo al ejemplo de la DS, todos hemos visto lo que una simple maquinita como ésta puede hacer. Con un simple R4, que nos vale lo mismo o menos que un videojuego de la propia plataforma podemos leer libros, meter música y hasta otras muchas aplicaciones. ¿Por qué las empresas no se esfuerzan en incluir estas aplicaciones “a priori” ya posibles en la máquina? Yo creo que el consumidor se lo agradecería enormemente, y no tendría reparo en pagar un poco más por algo que es mucho más útil que lo que la máquina da de sí por defecto.

¿Solución? Empatía, señores. Al consumidor no debería importarle pagar un poco más por obtener productos de mejor calidad si ésta está garantizada. Las compañías por lo parte, deberían preocuparse por elaborar productos de la mejor calidad posible que sólo estuvieran restringidos a las limitaciones tecnológicas del momento, y no a meras consideraciones económicas.

Fuerzas que tienen la misma dirección e intensidad pero distinto sentido se anulan entre sí. Parece mentira que un postulado tan básico de la Física no se aplique también en las ciencias sociales. Si cada uno tiramos por nuestra parte pensando sólo en nuestras necesidades, nos encontraremos con fuerzas de otros en sentidos contrarios y no avanzaremos. ¿No será más fácil cooperar y buscar un término medio para seguir progresando…? Lo dejo caer.

Escrito por Knuck.

3 Responses to Lo más FLOP: Limitación tecnológica intencionada

  1. Clay dice:

    Brillante artículo compañero, de los más interesantes que has hecho. Prácticamente opino como tú punto por punto, siendo además Técnico en Medio Ambiente, no podría ser de otra forma XD El modelo capitalista actual de producción no es sostenible, y de no cambiar la mentalidad, va a llegar un momento en que todo se vaya al traste…

  2. Knuck dice:

    Gracias Clay. Aunque aquí no lo hemos tratado, en mi opinión el modelo capitalista (tal y como está montado ahora, no en sus inicios) también cohíbe mucho la originalidad, ya que yo no puedo entender cómo puede haber gente realmente brillante por ahí fuera (como pronto demostraremos tú y yo en la entrada de fandom) que no esté trabajando precisamente para estas empresas de las que tanto nos quejamos por su falta de ideas…

  3. Cambrid dice:

    Los que últimamente se están pasando con la política de “Comprar, Usar, Tirar” son los de Apple, ya que fabrican sus nuevos ordenadores portátiles “Unibody” con maldad, de forma que la batería esta integrada y los cables la cruzan, por lo que habría que cortar los cables para acceder a la batería, ademas de la RAM y el procesador que están soldados a la placa base, de forma que cualquier fallo de harware en un Macbook es irreparable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: