30 años de Mario… & Wario: “Running in the 90s” Volumen III

Esto por quitarme el castillo que yo te había usurpado previamente ¿Acaso no te dijo tu madre que no es ético robar al que te roba?  (Wario exponiendo su peculiar concepto de justicia mientras le arrea a Mario)

Damas y caballeros, como ya sabéis, la década de los 90 fue grandiosa por multitud de cosas, pero sin duda una de ellas fue el peculiar éxito y auge del fontanero más famoso de todos los tiempos. Fue en 1996 cuando se produjo el punto de inflexión que lanzó a Mario a la tridimensionalidad en Nintendo 64, con el consecuente hecho de que su archienemigo, Wario, pudo campear a sus anchas por el mundo bidimensional, dando un trío de títulos para la portátil Game Boy de buena calidad (sobre todo el primero) que también trataremos en esta entrada. ¿Preparados pues para este nuevo volumen de Running in the 90s?

Super Mario 64 es, sin duda alguna, uno de los bombazos con los que crecimos en la generación de los 90.

¿Y por qué un “bombazo”? ¿Qué tiene de FAP? En primer lugar, por su concepto revolucionario antideterminista, pues es la primera entrega en un videojuego del fontanero en el que los niveles no están sujetos a un orden de movimiento concreto y el control puede y de hecho debe hacerse con completa libertad para explorar así la totalidad del nivel. Es decir, pasamos de eventos discretos a eventos continuos, lo cual también se nota ahora por cierto en que ahora nuestra vida viene dada en un medidor que se recupera al conseguir las clásicas monedas características de los títulos antiguos, al más puro estilo del rol clásico. Ahora el agua ya no está asociada con el “cliché” inminentemente mortal tan típico que había tenido hasta ahora en el mundo de los videojuegos ya que el medidor de vida hace a la par de “barra de oxígeno” con lo que nos recuperamos en cuanto salimos de ésta.

Las habilidades de Mario en Super Mario 64 son mucho más diversas que aquellas de juegos anteriores de la saga de Mario. En esta entrega Mario puede caminar, correr, agacharse, gatear, nadar, escalar y saltar a grandes alturas o distancias utilizando el stick analógico y botones del mando de la consola. Como la habilidad especial de Mario en juegos previos era saltar, se prestó particular atención a este movimiento. Una amplia gama de saltos especiales pueden ser ejecutados al combinar un salto regular con otras acciones, incluyendo los saltos doble y triple (saltar dos y tres veces consecutivas, respectivamente), el salto largo y el salto hacia atrás. Existen también maniobras especiales, como el salto en la pared (saltar de una pared a otra de una manera rápida para llegar a distintas áreas que con un salto normal sería imposible de llegar por su altura, salto de lado, salta y sienta, normalmente utilizado para bajar las rampas que salen en este juego” (Wikipedia)

Mario además se ha vuelto “karateka” y también sabe ahora repartir jarabe de palo con sus puños de fontanero curtido y sus fuertes piernas entrenadas en el salto de altura en juegos anteriores (Hyrule ampliando el contenido incompleto de Wikipedia, dado su gran conocimiento en todas las materias de la vida xD)

Mario también fue influenciado por el cine taquillero de la época, especialmente por películas como Mortal Kombat xD

Otro punto de originalidad a tener en cuenta con respecto a títulos anteriores es el de los objetos. Algunos útiles tradicionales como la flor y el champiñón se sustituyen aquí por una serie de gorras que otorgan ciertas habilidades particulares, tres para ser exactos. La Wing Cap nos permite volar si somos lanzados por un cañón o haciendo un triple salto, la Metal Cap nos inmuniza contra las hostias, nos hace más pesados y nos permite caminar por debajo del agua y la Vanish Cap, que nos vuelve invisibles e invulnerables frente a ciertos ataques, además de posibilitarnos para atravesar paredes.

El objetivo ahora es conseguir una serie de estrellas (120 en total, de las que sólo 70 son imprescindibles) desperdigadas por todas las zonas del castillo, a las cuales a su vez se accede sumando varias de ellas  para así finalmente luchar contra Bowser tres veces (al conseguir 8, 30 y 70 estrellas; respectivamente). Las maneras en que se obtienen estas estrellas son variopintas, pero suelen incluir puzzles, tareas, competiciones con algún enemigo o incluso recolectar una suma determinada de monedas (100 por ejemplo).

Eso es Mario, menéame la colita como ya tú sabeh… xD

Si tuviéramos que destacar algo FLOP en este título sería sin duda su cámara, que a veces te deja vendido en los sitios más importantes, en donde es difícil de controlar. Por su parte, los gráficos poligonales característicos de la N64 no podían por menos dejar de aparecer aquí introduciendo discontinuidades y algún que otro error gráfico.

Un juego añorable con un gran número de curiosidades que siempre nos trae recuerdos en Flopgames, pues buena parte del Staff  lo ha jugado hasta la saciedad. Y es que, ¿sabíais qué…

– … los enemigos pueden robar tu gorra roja de la suerte, haciéndote más vulnerable a los ataques, y sólo la recuperarás una vez derrotes al ladrón?

– … las conchas koopa de los enemigos pueden usarse para hacer “patinaje artístico” sobre el escenario lo que vuelve invulnerable a la mayoría de enemigos?

– … por si Mario no hubiera sufrido ya bastante humillación al perder un videojuego (y empezarlo xD), puedes estirar su cara como si de plastilina se tratara con un control especial en forma de mano que mueves con el stick?

– … aunque no hemos hablado del argumento, lo cierto es que acertáis si pensáis que es el de siempre (princesa Peach secuestrada, bla, bla, bla… xDD)?

-… el easter egg/ guiño sorpresa de este juego consiste en subir al tejado una vez conseguidas las 120 estrellas, y una vez allí hablar con… Yoshi!, que nos regala 100 vidas (inútiles, porque el juego está completamente acabado…) y nos da las gracias por nuestro favor sexual magnífico y limpio juego?

– … existen infinidad de glitches, la mayoría más graciosos que nocivos? Algunos de ellos los podéis apreciar en el siguiente vídeo.

¿Y qué había sido de Wario? Como Mario estaba viviendo su particular momento de gloria en la tridimensionalidad, los programadores de Nintendo, que en el fondo son buenos tíos, decidieron que ya era hora de que su pobre archienemigo tuviera algo de fama y cumpliera por fin sus sueños, aunque fueran crueles y sanguinarios. Lanzaron así la bien conocida trilogía Wario Land (1994, 1999, 2000) a finales de los noventa, entre los cuales servidor tiene que reconocer al  primero como uno de los mejores títulos de Game Boy que ha probado jamás. Se trata de un plataformas de buenos gráficos (similares a los de Super Mario Land 2), que no pierde la esencia de los títulos “Land” pero añade sin embargo la misión secundaria de los tesoros.

“Eso, eso pirolillo. Paga tu primero para abrir la puerta. Luego ya me encargo de ti haciéndote una de mis entradas a lo Pepe”

Los movimientos de Wario son bastante más contundentes que los de Mario, y eso se nota sobre todo en las leches que arrea haciendo cargas letales a sus enemigos. Sus poderes de fuerza y velocidad pueden incrementarse nuevamente con sombreros que actúan de powerup:

“En su forma original, Wario lleva puesto un salacot, pudiendo conseguir 3 tipos de gorras diferentes: Jet Cap, Dragon Cap y Bull Cap. La Jet Cap permite a Wario ser el doble de rápido que de costumbre y le permite también volar distancias cortas. La Dragon Cap le permite lanzar llamas de fuego desde la nariz y lanzar un limitado rayo bajo del agua. Finalmente, la Bull Cap le da a Wario más fuerza de la que ya tenía, una mayor distancia de carga, le permite colgarse con sus cuernos en el techo y le permite realizar un nuevo movimiento llamado “butt stomp” con el que puede romper bloques en el suelo con su propio peso y agitar los objetos enterrados para sacarlos de bajo tierra. Además de las gorras, Wario también puede coger un objeto conocido como “Starman” que le hace inmune al daño que pudiera sufrir a causa de los enemigos. Cuando por el contrario Wario sufre daños, éste se encoge de tamaño, deja de llevar sombrero y no puede cargar contra enemigos o paredes. Si estando en este estado vuelve le vuelven a dañar o golpear, Wario perderá una vida.” (Wikipedia)

Todo un juego luchando duramente con terribles enemigos, para que al final venga el fontanero a reclamar derechos de autor… para que luego digan que el malo es Wario…

El objetivo del juego es convertir a Wario en un tío rico. Al acabar los niveles de cada uno de los 7 mundos del juego, cuya temática es similar a la de Super Mario Land 2, Wario almacena una determinada cantidad de monedas y tesoros que deposita en una especie de cuenta bancaria. En función de la cantidad de “dinero” que acumulemos, al llegar al final del juego, un genio (que de hecho es nuestro enemigo final hasta que es derrotado) le proporcionará un castillo de menor o mayor calidad. Sí señores, un genio que cumple nuestros deseos en función de nuestra pujanza económica. Con amigos así, ¿para qué queremos enemigos?

“Lo siento compi, pero con tan poca pasta, no te puedo ni hacer un chabolo de madera, literalmente hablando. Si quieres una buena vivienda vete a vivir a España, que tengo entendido que están bastante bien de precio por allí…”

Un juegazo en toda regla que ha originado una serie de secuelas de similar o menor calidad (hasta 6 más, en la actualidad), de las cuales sólo Wario Land II y Wario Land III son continuación directa de este primer título. En Wario Land II, Wario es atacado en su chabolo castillo por los secuaces de la capitana Sirope, la mujer pirata a la que precisamente había arrebatado la lámpara mágica del genio ladrón. La mecánica es muy similar al primer título de Wario Land, con su scroll lateral, sus niveles y los ataques del protagonista. Si bien ahora, Wario tiene diferentes estados que pueden ser más o menos beneficiosos según el tipo de actividad que se quiera hacer de ellos.

Esta mujer de aquí, que parece sacada de “One Piece”, se llama capitana Sirope, y es, junto con Mario, la archienemiga de Wario. Tiene a toda una prole de piratas a su disposición, llamada “banda de azúcar moreno” xDD (nunca me puedo evitar reír al oír este nombre).

Como son así de guays y de listos, se permiten el lujo de robar a plena luz del día. Porque ellos lo valen.

Hablando de la tercera entrega de la saga, hay que decir de ella que gráficamente sea quizá el mejor título de la saga dentro de la plataforma Game Boy (Color). En este caso Wario es absorbido por una caja musical mágica, y debe restaurar la normalidad en su interior si desea volver a salir. Para ello la única manera es encontrar a su vez una serie de cinco cajitas de música desperdigadas por cuatro regiones (Norte, Sur, Este y Oeste). Siguen existiendo los estados, además de un añadido en forma de minijuego de golf. Wario puede además ahora controlar el tiempo, y con él el día y la noche, de tal suerte que a veces es necesario retroceder y recorrer nuevos senderos en el mismo nivel para conseguir distintos tesoros.

Esto es lo que pasa despúes de comer cuatro kilos de fresas rosquillas.

Como conclusión hay que decir que aunque Wario no haya alcanzado la fama de Mario, no por ello hay que dejar de darle una oportunidad a sus títulos, algunos de excelsísima calidad. De hecho, Wario ha ido ganando notoriedad con el paso de los años con respecto al fontanero, lo cual se nota bien en las entregas de las nuevas plataformas como NDS (Wario Ware Touched y Wario Master of Disguise) o de Wii (Wario Land, the shake dimension). Quizá algún día tratemos alguno de estos títulos, mas por ahora presupongo que ya estáis cansados de leernos queridos lectores. Esperamos no obstante que este recordatorio os haya servido para rememorar viejos tiempos en vuestras añejas Nintendo 64 y Game Boy. Un abrazoa tod@s.

Escrito por Hyrule88 y por Knuck.

3 Responses to 30 años de Mario… & Wario: “Running in the 90s” Volumen III

  1. Clay dice:

    Super Mario 64 es uno de los mejores juegos de la historia, sin más. Yo lo jugué en DS, con los personajes y estrellas extras, y sigue siendo igual de disfrutable. Un imprescindible para quién no lo jugara.
    Sobre la saga Wario, jugué al primero, precisamente porque me lo prestó Knuck, y tengo grandes recuerdos del título. Especialmente de buscar los tesoros ocultos, y la coña de ver que tipo de castillo nos daban al final…

  2. hyrule88 dice:

    El mario 64 fue mi primer juego de la 64 y vaya juegazo, cuantas horas y horas de diversion

  3. PS3sigloxxl dice:

    q inutiles los q recurdan este juego porque entre tantos juegos que se juegan ahora tendrian que olvidarse de esta basura
    ademas comparen su grafica con la de ahora, si es que ustedes saben de juegos la grafica de los juegos de ahora deberia despertaarlos pero veo que son esa clase de idiotas que se aferran a las cosas antiguas, pero y bueno que vamos a hacer con esta gente que no despierta desde de los 90’s que por cierto era muy buena epoca dejando de lado esta basura de juego

    ¡¡¡¡¡¡BASURA¡¡¡¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: