Análisis Rayman Origins: Los viejos rockeros nunca mueren

Rayman ha vuelto, y viene con ganas de marcha.

Después de unos cuantos años en la sombra, “sacrificando” su popularidad en favor de los Rabbids, esos estrambóticos conejos blancos que debutaron en Rayman Raving Rabbids, Rayman ha regresado, y por todo lo alto. Durante la actual generación, UbiSoft se había centrado en los juegos de la saga Rabbids, spin off de Rayman con una vertiente más casual, desarrollando numerosos títulos de minijuegos. Pero cuando los Rabbids empezaron a dar síntomas de desgaste, la compañía francesa no dudó ni un segundo en recurrir a su mítica mascota, Rayman tenía que volver. Un juego de plataformas a la antigua, en 2D, como nació Rayman, y de subtítulo Origins fue el título elegido para traer a Rayman de vuelta a la primera plana del panorama videojueguil. ¿Como le ha sentado este regreso al personaje sin brazos y piernas? Os adelanto que el famoso dicho tiene razón, los viejos rockeros nunca mueren.

He de reconocer que en la anterior generación (PS2, GC, etc.), temí seriamente por el futuro de los juegos de plataformas. Con el salto a las 3D se crearon joyas como Sonic Adventure o Mario 64, pero luego vino el estancamiento. Juegos mediocres, falta de ideas, títulos clónicos, viejas glorias que no daban la talla… El género parecía condenado; sin embargo, llegó la nueva generación, y con ella, nuevas posibilidades. Curiosamente el resurgir del género viene dado por un giro al pasado, una vuelta a las 2D ,o 2’5D, y a los juegos de scroll lateral. Si exceptuamos los geniales Mario Galaxy I y II, nos damos cuenta que el resto de plataformas sobresalientes de la generación comparten estas características. Por ejemplo: Little Big Planet, New Super Mario Bros o Donkey Kong Country Returns. Este último en concreto comparte varios puntos con el Rayman Origins, y la verdad es que UbiSoft no se podía haber fijado en un juego mejor.

Disponible actualmente para Xbox360 (versión analizada), Wii, PS3, PC, 3DS yPS Vita, además con precio rebajado, quién no juegue a Rayman Origins, es porque no quiere. En un principio el juego fue anunciado para XBLA y PSN, pero la envergadura final del título, hizo que UbiSoft se decidiera por el formato físico, buena elección. Y es que uno los motivos para dudar era el aspecto gráfico, ya ves tú que tontería, si es de lo mejor del juego. Los desarrolladores no tenían claro al anunciar Rayman Origins que el juego fuera a ser un éxito como así ha sido, no sabían si un plataformas en 2D a la antigua, calaría entre el público actual. Por suerte superaron sus miedos, y retomaron la esencia del primer Rayman, y es que aunque Rayman 2 y 3 son también grandes plataformas en 3D, fue el primero en 2D, el que posiblemente mejor regusto dejó entre los jugadores, así que había que tirar por ahí.

El acabado artístico del juego es un primor, gráficos 2D si, pero en alta definición, con un estilo celd shading delicioso, que le sienta como anillo al dedo a los personajes y al universo de Rayman en general. Todo el juego es colorido y bello, se nota que está hecho con cariño y dedicación, esmerándose en los detalles. Ninguna queja en este sentido, el juego está perfecto así. Si podemos quejarnos en cambio un poco del audio, y es que aunque no tiene voces, ni se echan en falta, a las melodías del juego les falta algo de fuerza, así como variedad y ritmo. Ninguna pista o canción me ha gustado realmente, y algunas de las fases acuáticas son bastante rallantes, es que parecen cantadas por Alvin y las Ardillas, con esas voces agudas, estridentes y repetitivas. Ojalá en la continuación, Rayman Legends, mejoren la BSO.

¡Sálvese quién pueda!

A nivel jugable, como ya he repetido mil veces, tenemos un plataformas de vieja escuela. Scroll lateral y avanzar las fases, una tras otra, saltando y golpeando enemigos hasta finalizar todos los niveles. No hay mucho misterio en la mecánica, hasta el control es tremendamente sencillo y funcional, con cuatro botones solo, stick o cruceta para moverse, un botón para acelerar, otro para saltar y el último para golpear, intuitivo al máximo. La principal novedad del juego está en el multijugador, si el DK Country Returns de Wii ya nos permitía jugar a dobles, aquí la diversión se duplica de nuevo, ya que es posible jugar la aventura hasta 4 amigos (aunque solo de manera local, no online). Las risas con esta modalidad de juego están garantizadas, especialmente en los niveles más complicados, donde iremos muriendo uno tras otro irremediablemente, suplicando porque alguno de los jugadores sobreviva a la fase. Hay que indicar que si uno de los jugadores muere, queda en forma de burbuja, flotando por el escenario, y puede ser resucitado por los demás; pero si todos mueren, hay que volver a empezar la fase, bien desde el principio, o desde algún checkpoint.

Las fases de perseguir al cofre son un show. Risas y frustración a partes iguales.

La trama del juego es testimonial. Una mera excusa para encadenar niveles. Rayman y sus amigos dormitan en un árbol y son despertados de repente, empiezan a investigar, y descubren que han secuestrado a las hadas del bosque. Hay que salvar a las ninfas y derrotar a un malvado misterioso.

Al más puro estilo Donkey Kong Country o Mario Galaxy II, Rayman Origins tiene un mapa-tablero, por el que nos movemos para ir a cada nivel, dentro del cual encontramos las diversas fases. El árbol es “la base”, donde cambiamos de personajes, Rayman, Globox y diversos Diminutos son seleccionables con varios trajes cada uno, y ayudamos a la Calavera a recuperar su dentadura para desbloquear el nivel final. Luego hay niveles ambientados para todos los gustos, el clásico en el bosque-selva, el desierto, el hielo, una fábrica, y como no, fases de agua, aunque en esta ocasión son muy amenas. Para dotar de más variedad al conjunto, aparte de niveles normales, tenemos niveles en vehículos, montados en mosquitos, niveles de persecución, de cofres para recuperar los dientes de la Calavera, y donde tendremos que ir a toda mecha sin posibilidad de error, otros en los que la pantalla se mueve y tenemos que evitar que nos alcance, y como no, jefes finales, que no son muy abundantes, pero si bastante divertido enfrentarse a ellos. Especialmente porque en la línea de Mario o Donkey una vez más, son combates cortos, que se terminan en un par de minutos ya que los enemigos solo aguantan tres golpes.

Qué no se altere el personal, Rayman y cía no son como Sonic, y no se ahogarán bajo el agua, tienen branquias XD

El juego en si no es muy largo. Tiene 10 niveles, la mayoría con 5-6 fases, pero si que es cierto que al ser tan bueno y enganchar tanto, es probable que terminemos el juego relativamente rápido, o incluso del tirón si nos frikeamos demasiado al no haber más modos de juego a mayores del principal. Por suerte Origins tiene una buena cantidad de extras, y es muy rejugable, lo que aumenta su vida útil. Por un lado está el interés en completar el juego al 100%, todos los lums, los dientes, todos los contrarreloj, todos los electoons rescatados, y por otro, siempre es divertido echarse unas fases rápidas con los amigos.

La dificultad, uno de los puntos que más preocupaban a los veteranos, ha sido bien llevada. Rayman Origins no supone un reto mayúsculo, se ha rebajado respecto al primer Rayman por ejemplo, y acabar el título está al alcance de cualquiera, pero tampoco es un paseo. No obstante, completar los últimos niveles, como el de los Muertos Vivientes, atrapar todos los cofres y triunfar en todos los contrarreloj, dedicará bastante pericia y habilidad por nuestra parte. Sin embargo, en este punto no llega al nivel de cabronías del DK Country Returns, mucho más difícil, lo que a la postre significa más frustración, aunque también resulta más gratificante acabarlo. PD: 1000 Gs/Platino no fáciles, pero si asequibles para los cazadores de logros y trofeos.

Para ir concluyendo, Rayman Origins es un plataformas genial. Otro referente en esta generación que tantos juegazos del género nos ha regalado. Sigue la estela del fenomenal DK Country Returns, pero con un estilo artístico personal, y el sello del universo Rayman en todos sus apartados. Divertido y rejugable, Rayman Origins es uno de los mejores juegos del año pasado, que no debes dejar pasar si te gustan los plataformas, los títulos multijugador o simplemente los buenos videojuegos. Y muy atentos a su secuela, Rayman Legends ya ha sido anunciado por UbiSoft. De momento prometen seguir en la misma línea, pero añadiendo elementos más fantásticos, como dragones, elfos y vampiros. Yo desde luego, le seguiré la pista, seguro que nos vuelven a sorprender para bien.

 Lo más FAP

-El estilo artístico y gráfico, una belleza.

-Vuelve Rayman como se merece. Un plataformas de nivel.

-El multijugador a cuatro, un acierto.

-Las fases de perseguir al cofre.

-Uno de los juegos más divertidos de la generación.

-Muy rejugable. Numerosos extras a conseguir.

Lo más FLOP

-La BSO no termina de estar a la altura.

-La historia no tienen ningún peso, aunque realmente tampoco hace falta.

-Por pedir, más niveles, más variedad de escenarios, enemigos y más vehículos.

Escrito por Clay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: