Tomb Raider II. Cuando la cultura occidental se funde de manera sublime con la tradición oriental

1997 fue el año elegido para el lanzamiento en PC y PlayStation de la segunda entrega de la saga con la prota digital femenina más guapa y famosa: Tomb Raider II. La daga de Xian. Aunque muy criticada en un principio por una supuesta “falta de innovación” (Según los analistas TR II no añadía las novedades suficientes como para que fuera una segunda parte real. Aun asi, el juego se convirtió en uno de los más vendidos… Fuente), lo cierto es que fue el único título de la trilogía inicial al que algunas revistas de la época (Hobby Consolas por ejemplo, si no recuerdo mal) le clavaron un 10 de nota. ¿Valoración exagerada o merecida? Como siempre desde Flopgames intentaremos arrojar luz al asunto de la manera más objetiva posible para que el lector saque sus conclusiones, siempre escapando del dualismo simplista y extremo que por desgracia caracteriza los pensamientos de la mayoría. Lejos de valorar las opiniones de terceros sobre algo completamente subjetivo y/o influenciado por el marketing, disfrutemos de un viaje fascinante por medio mundo que empieza… ¡ya!

En este caso el viaje nos transporta desde la desaparecida timocracia Atlante hasta la tiranía del antiguo Imperio Chino. Cuenta la leyenda que Ch’in Shih Huang (probablemente un guiño al personaje histórico real Qin Shi Huang), el primer emperador de la China, fue derrotado ante las valientes hazañas de unos monjes tibetanos de una manera un poco peculiar, como vemos en el siguiente vídeo, que es la introducción del título.

Cuenta la leyenda que quien dirija la Daga hasta su corazón adquirirá el poder del Dragón” (Cita de algún trolazo en el videojuego, haciéndose el interesante).

La mística daga de Xian no parece ser un puñal corriente. Tiene la capacidad de convertir en dragón a todo aquel con el valor (o la locura, depende de como se mire) suficiente para clavársela en su propio corazón. La contrapartida de la cita de la leyenda es que no cuenta qué pasa si la daga es extraída, con terribles consecuencias, pues ese poder del dragón se esfuma irremediablemente con el artefacto deviniendo la muerte irremediable de su portador.

Y claro… un artefacto arqueológico que aun encima es arma… esto es sin duda un fetiche para la marimacho señorita Lara Croft. ¿El problema? Joder, pues el de siempre… que siempre hay alguna otra persona que no tiene otra cosa mejor que hacer que intentar hacerse con estos artefactos mágicos para fines perversos. En este caso se trata de toda una secta (Fiamma Nera o Llama Negra) y su jefazo: Marco Bartoli, un tío raro donde los haya. En cualquier caso, mediante la investigación y la intimidación, la búsqueda de la daga se convertirá en una carrera entre ambos que los llevará a recorrer medio mundo y en la que resultará victorioso el más audaz.

Y nuevamente, el hilo argumental del juego se vuelve a llevar el premio a la originalidad. Como siempre partimos de la mansión Croft, que nos sirve a modo de entrenamiento con unos cuantos añadidos respecto al primer título. Entre ellos tenemos a Winston, un mayordomo pelmazo que nos sigue a todos lados con una bandeja y al que siempre nos podemos dar el gustazo eliminar o encerrar en el congelador de la cocina. Y hablando de la casa, se nota que Lara ya ha acabado completamente su mudanza, pues todos los objetos están alojados en el lugar que les son propios, incluida la sala de tesoros, donde Lara guarda sus reliquias arqueológicas (en TR 3 se harán guiños a algunos artefactos, como comentaré en su momento). A dicha sala se accede, todo sea dicho, mediante el accionamiento de un interruptor que hay en el jardín laberinto (sí amigos, en este juego se puede explorar el jardín exterior a la casa). Se han añadido también algunos “glitches” que permiten llevar a cabo acciones suicida como la del vídeo xDD. Por su parte, la piscina y el gimnasio se mantienen como en el primer juego.

Investigando en la Gran Muralla China, donde se supone reside la Daga, nuestra protagonista se encuentra con un sectario de estos que tienen una petaca con veneno para usar si hablan más de la cuenta. Antes de tomársela sin embargo, Lara le saca información sobre Marco Bartoli, al que por cierto haremos una visita a su ciudad natal: Venecia. En Venecia iremos descubriendo la vida de Bartoli y de su padre, un ilusionista que viajaba a bordo del crucero de lujo “Maria Doria“. Tras conducir unas cuantas lanchas motoras al más puro estilo Indiana Jones y hacer morder el polvo a algunos de los sicarios de Marco, acabaremos prisioneros en un hidroavión y nos encerrarán, aunque no por mucho tiempo. ¿A dónde irá…?

Los que hayáis dicho que van a una plataforma marítima en medio del Atlántico, habéis acertado. ¿La misión? Sumergirse en las coordenadas exactas donde se supone se hundió el Maria Doria (un claro guiño histórico al hundimiento del Andrea Doria, barco real que quedó “boca abajo”, como el del juego) para recuperar un antiguo artefacto tibetano llamado Serafín que portaba en padre de Bartoli en su viaje. ¿Alguien ha dicho Tíbet? Sí, nos vamos a la fría región del Himalaya donde los monjes tibetanos pueden ser nuestros mejores amigos o nuestros peores enemigos, depende de lo respetuosos que seamos con ellos (ser respetuosos es no coserlos a tiros, evidentemente xD). En las catacumbas de uno de estos monasterios encontraremos la clave para abrir la puerta de la Gran Muralla China y acceder por fin a la daga de Xian. Pero no todo va a ser tan fácil, ya que no sólo hay frío hielo bajo el suelo del Tíbet. Puede que nos encontremos algunos monstruos mitológicos…

Con nuestro Talión por fin accedemos al templo de la antigua ciudad de Xi´an, donde se ubica la daga. No obstante, una serie de contratiempos hará que cierto fanático se haga antes con la daga que nosotros, con todas las consecuencias que ello puede conllevar.

Y volviendo a la cuestión del principio… ¿Merece la pena este juego? ¿Es realmente mejor o al menos tan bueno como el primero? Objetivamente tiene una serie de puntos FAP que a nivel técnico lo hacen mejor que el primero, aunque francamente yo no me sabría decantar por ninguno de ambos en concreto, porque como ya comenté en la primera entrada, la saga Tomb Raider hay que disfrutarla en conjunto, como si fuera un único juego. Todos los títulos tienen escenarios buenos, puntos buenos, argumentos dignos de película. Pero Tomb Raider II ha sabido cautivar a mucha gente. Algunos motivos pueden ser los siguientes:

LO MÁS FAP:

Argumento digno de película. Esto es algo que es una tónica de la saga (o al menos de sus primeros títulos).

Añadido considerable de armas y pionero en el uso de vehículos motrices. Además de las pistolas normales disponemos de escopeta, uzis, mágnums, lanzagranadas, lanzarpones (para las fases “bajo el mar”) y M16. Éste es además el primer Tomb Raider en el que se generaliza el uso de vehículos, tales como lanchas motoras y motos de nieve.

Escenarios muy trabajados. Aunque el juego es un poco oscuro, lo cierto es que los escenarios (sobre todo los de Venecia y Maria Doria) están cuidados al máximo; algo que el jugador agradece enormemente. Es además el primer título de la saga en el que Lara cambia de vestimenta dependiendo de los niveles.

Controles muy similares a la primera entrega, aunque con algún añadido a mayores (como la voltereta invertida), que permitían la realización de múltiples y variados cheats xDD

Música genial.

Se generalizan los esbirros como enemigo común, así como otros muchos animales. En Tomb Raider I nos las tuvimos que ver con unos pocos contados sicarios de Natla. Sin embargo, en este título, los enemigos humanos que nos disparan con armas y persiguen se generalizan y son tónica común del juego, algo que perdurará en los siguientes títulos.

Misión secundaria de los secretos. Para confirmar que somos unos expertos en el juego, existen en cada nivel, tres objetos en forma de dragon conocidos como secretos ubicados en zonas escondidas o de difícil acceso. Son de bronce, plata y oro; y el valor de su metal es proporcional a la dificultad de conseguirlos.

Añadido en forma de “minifase” muy original al final del juego. Al final del juego Lara debe realizar una última misión sorpresa. Un final curioso y gracioso que es la “guinda que remata el pastel”.

Existencia de una versión Gold con unas cuantas fases añadidas.

LO MÁS FLOP (¿hay algo…?)

– Los errores poligonales siguen siendo muy evidentes.

En fin… otro juegazo que ha enamorado a los fans de la saga. ¿Tú has sido uno de ellos querido lector…? Un saludo desde Flopgames.

Escrito por Knuck.

One Response to Tomb Raider II. Cuando la cultura occidental se funde de manera sublime con la tradición oriental

  1. Clay dice:

    Como siempre, una entrada más que interesante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: