Brevísima historia de los videojuegos. Volumen I: De los inicios a la época dorada…

Por todos es bien sabido que la Historia es una parte importante del conocimiento humano. Conocer los hechos pasados nos ayuda a comprender el presente y en cierta medida, a predecir el futuro (por esto de que el ser humano es el único animal que “tropieza varias veces en una misma piedra”). Mi buen colega Bertacas, historiador oficial de nuestro blog, sabe bien todo esto. Y también conoce, como vosotros, supongo, que en la disciplina convencional no se suelen explicar (o se hace muy someramente), los detalles del progreso tecnológico y/o científico, una parte nada desdeñable de la actividad del ser humano como homo sapiens bien consolidado. Para hablar de algo más que las antiguas civilizaciones, la Edad Media o las Guerras Mundiales (temas que por cierto, yo no dejaría de leer, porque son apasionantes), desde Flopgames os vamos a introducir un poco en el desarrollo y evolución del sector de los videojuegos desde que este tiene uso de razón, época que precisamente coincide con el auge de la electrónica y los primeros dispositivos que podemos llamar ordenadores, hasta nuestros días. ¿Nos acompañáis…?

Para empezar, ¿algún sabiondo lector culto conoce exactamente a qué hace alusión la viñeta que encabeza la entrada? En efecto, el ENIAC puede considerarse el primer ordenador de propósito general (junto con el alemán Z3), y está ligado precisamente a una época en la que se revoluciona el campo de la ingeniería electrónica, pues es precisamente por estas fechas (finales de los 40 – principios de los 50) cuando Bardeen y Brattain inventan el transistor, un dispositivo electrónico que vendrá a sustituir a una serie de componentes de gran consumo de espacio y energía en los circuitos (como las válvulas de vacío), y permitirá la creación de los aparatos en miniatura que hoy conocemos (radios, reproductores, “pequeños” ordenadores, consolas portátiles…). Sin duda un gran progreso si se tiene en cuenta que un aparato de “la antigua usanza” como el ENIAC, ocupaba una superficie de 147 metros cuadrados, usaba varios miles de elementos pasivos típicos de un circuito (resistencias, relés, condensadores…), era capaz de aumentar a 50ºC la temperatura media del local y era capaz de producir apagones generalizados en toda la ciudad de Filadelfia, dado su enorme consumo.

– Mussolini: Calla y saluda a la afición Adolfito.

Hitler: No puedo, estoy paranoico. Los” judíos internacionales” conspiran en la sombra con sus computadoras de última generación.

Como todos sabemos, entre 1939 y 1945 la mayoría de los países estaban haciéndose pupa los unos a los otros. 6 años de la Historia Universal que alguna gente resume así, y su tecnología por ende, estaba al servicio del espionaje y la defensa de cada nación, incluyendo este tipo de superordenadores. Fue después de la II Guerra Mundial cuando se empezó, tímidamente, a buscarle un fin lúdico y no meramente laboral y conspiranoico a las nuevas tecnologías que estaban gestándose. Primero Alan Turing escribió en 1948 un código para elaborar un primitivo juego de ajedrez que no llegó a implementarse por no tener los ordenadores todavía, potencia suficiente. No obstante sus intenciones eran buenas, y muchos de sus algoritmos aún se usan a día de hoy para elaborar juegos de ajedrez. Por su parte, en 1951 tenemos gracias a John Bennett, el primer computador primitivo capaz de jugar al Nim y en 1962, un tres en raya electrónico resulta ser la tesis doctoral de Alexander Douglas, ingeniero de la Universidad de Cambridge.

En la década de los 50 y principios de los 60 vemos ya una primera actividad de programación básica encaminada a producir los que se consideran como los primeros videojuegos de la Historia, aunque lo suficientemente compleja como para que la IA esté dotada ya con la inteligencia para derrotar en sus terrenos a los mejores jugadores del mundo (como pasó por ejemplo con el programa para jugar a las damas de Arthur Samuel).

Paralelamente a estos años, en los que se estaba consolidando el modelo de sociedad de consumo que se prolonga hasta nuestros días, la mayoría de hogares norteamericanos estaban dotados de un televisor por la que visualizaban sus programas y su publicidad favorita. Para algunos ingenieros había una pregunta obvia: ¿hasta que punto podemos hacer interaccionar al televidente con su televisor más allá de la mera recepción pasiva de imágenes? La respuesta la dieron inicialmente Thomas Goldsmith y Estle Mann en 1947, empleados de la primera cadena comercial de TV en el mundo, la empresa Dumont. Para ello modificaron el tubo de rayos catódicos convencional y patentaron uno nuevo que podía redirigir el haz colimado de electrones hacia un punto de la pantalla que a efectos prácticos para el “videojugador televisivo”, era un objetivo hacia el cual debía dirigir un misil, que era precisamente el citado haz. Sin embargo, por alguna razón desconocida, nunca llegó a comercializarse.

Sin embargo, en 1951, el ingeniero alemán Ralph Baer sí tuvo más éxito al conseguir patentar la que se conoce históricamente como la primera videoconsola de la Historia: Magnavox Odyssey. Aunque sus 28 títulos eran de una sencillez extrema (ping pong, voleibol…) tuvo mucho éxito. Aunque más que por el éxito, su importancia radicaría en el hecho de concienciación de que el ocio en la tecnología tenía todavía un largo y fructífero camino por recorrer… A principios de los años 60 (1962), y puesto que las grandes empresas tecnológicos no se atrevían todavía a “apostar” por esta novedosa industria, fueron unos estudiantes del MIT (Massachussets Institute of Technology)Wayne Witaenem, Martin Graetz y Steve Russell; los desarrolladores de Spacewar que serviría como referencia para toda la prolífica gama de juegos con trama espacial, tan bien avenida y tan inmensamente conocida.


A la izquierda podemos ver un esquema elemental de un tubo de rayos catódicos. En él un haz colimado y altamente energético de electrones es acelerado por una gran diferencia de potencial entre cátodo y ánodo y desviado por fuertes campos magnéticos, impactando en unas pletinas fluorescentes que emiten luz coloreada a la frecuencia y con la intensidad adecuada. En cristiano: las hostias que se meten pequeñas partículas eléctricas contra una serie de plaquitas coloreadas son las que generan los colores y en definitiva, las imágenes que vemos en nuestras pantallas de TV (al menos hasta que llegó el plasma), los ordenadores, etc. Por su parte, a la derecha, tenemos un modelo añejo de consola correspondiente a la citada Magnavox.

Fue ya en los años 70 cuando Bill Pits, viendo el éxito generado por Spacewar! decidió hábilmente lucrarse de la situación creando junto con Hugh Tuck, ingeniero mecánico, la primera máquina recreativa de la Historia, que instalaron en el Coffe House de Tresidder Union, cerca de la Universidad de Stanford de donde ambos eran estudiantes. La máquina que habían creado ya tenía una forma muy similar a las recreativas que conocemos, y de hecho, le estaba abriendo ya paso a todo un hito que empezó en los años 70 y perduró hasta casi la actualidad. (ver “El maravilloso mundo del Arcade”). Paralelamente el ingeniero Nolan Bushnell decidió prescindir (dado su elevado precio y poca practicidad) del hardware convencional, y elaborar una máquina pensada propiamente para jugar. El resultado fue el conocido Computer Space.

A la izquierda vemos a los tres empollones de los Simpsons ya adultos a una serie de adultos ( no sé si profesores o alumnos de ingeniería que llevan ya sus añitos con la carrera) probando el modelo primitivo de “Spacewar!” en un ordenador PDP-11. A la derecha vemos al precursor de las máquinas recreativas que hoy todos conocemos, y que tuvo su primer gran éxito con “Computer Space”.

Aunque fue un éxito relativamente bueno, Nolan Bushnell y su compañero Ted Dabney no quedaron plenamente satisfechos con los beneficios obtenidos ni con la política de privacidad de la empresa Nutting Associates, a la cual le habían presentado su famoso “Computer Space”. Por ello se separan de ésta y deciden crear la suya propia, a la cual bautizan como Atari. Y como “el mundo es un pañuelo y la vida una caja de bombones”, la voluntad del sino fue que Bushnell tomara como inspiración el juego de Ping Pong que había visto en una convención de la Magnavox Odyssey en California para crear su título Pong. Y de repente… como un pequeño rastro de pólvora que se extiendía, llegó a su destino y… ¡explotó! Y caray si lo hizo… La industria de los videojuegos había nacido de una vez y para siempre y ya no había marcha atrás. De hecho otras empresas que hoy son bien conocidas como Taito se dieron a conocer en esta época.

Por Dios, ¿quién es el hereje que no conoce y adora esta reliquia llamada Pong? xDDD

Es también en esta época (finales de los 70), cuando se produce un avance importante en la microelectrónica. Y es que desde el transistor, los componentes de los circuitos no habían venido haciendo otra cosa que empequeñecer y volverse más eficientes. Con el microprocesador ya era posible modificar un videojuego sin necesidad de tener que tocar su hardware. Es por ello también en esta época cuando el programador informático gana notoriedad con respecto al ingeniero electrónico, que hasta ahora era el que llevaba las “riendas” de creación y manipulación de los componentes electromecánicos de estos ingenios. Esta época nos ha dejado grandes clásicos del Arcade como: Gunfight, Breakout (otro título “mitiquérrimo”) o Death Race, entre otros.

El creciente avance, eficiencia y miniaturización de la tecnología permitió definitivamente, a partir de los años 70, la difusión generalizada del mercado de los videojuegos y su consolidación como un elemento importante de la cultura popular, tanto oriental como occidental.

Por su parte, a mediados de los 70 y principios de los 80 el ordenador personal era un lujo todavía al alcance de muy pocos. Además, su software interno no estaba completamente adaptado para la elaboración de videojuegos complejos de acción, aventuras o carreras. Sin embargo, los programadores hallaron una solución de compromiso. En efecto, nos estamos refiriendo a las primeras aventuras gráficas/conversacionales con títulos como: Zork, Ultima o Rogue.

En 1978 el monopolio y época dorada de Atari estaba a punto de desaparecer por dos razones: la demanda que Magnavox había interpuesto por “robo de ideas” (recordemos que el Pong estaba basado en uno de sus títulos) y la destitución de Bushnell por un nuevo director que entendía más bien poco del asunto de los videojuegos. De esta forma, con Estados Unidos estabilizado con una especie de “guerra de patentes” (más o menos lo que pasó con la industria del cine y Edison), Japón empezó a hacerse notar considerablemente en el sector. Y todo ello gracias a un título que marcó un punto de inflexión de tal magnitud que cerró una época y dio lugar a otra conocida como época dorada de los videojuegos. Estamos hablando de un título mundialmente popular, incluso conocido por gente que no simpatiza con los videojuegos. ¿Cuál es…?  Mirad abajo…

“Fuck yeah señores!” Nuevamente me repito: ¿quién no conoce o ha jugado alguna vez a Space Invaders, el título que revolucionó el mundo de los videojuegos?

Me gustaría que el lector reflexione y entienda por qué he decidido “cortar” mi entrada llegados a este punto. De los años 80 en adelante, la industria de los videojuegos ha venido creciendo a un ritmo vertiginoso de la misma forma que lo hace la tecnología. Por su parte, se ha consolidado como un sector del ocio que mueve tanto o más dinero que el cine y otros medios audiovisuales, y es por eso que de estos últimos 30 años hablaremos en un segundo volumen más detenidamente para no hacer más denso el presente escrito. A medida que nos vayamos acercando a la época actual, al lector le irán resultando menos ajenos los títulos, las plataformas y los componentes y dispositivos físicos empleados. No obstante, como podemos apreciar, la Historia de los videojuegos tiene mucho de qué hablar. Un saludo a tod@s.

Escrito por Knuck.

One Response to Brevísima historia de los videojuegos. Volumen I: De los inicios a la época dorada…

  1. Clay dice:

    Excelente artículo. Si señor, de lo mejor del blog. Impecable trabajo amigo, muchos datos no los conocía, y siempre es bueno culturizarse un poco, sobretodo en lo referente a una de nuestras pasiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: