Consejos para comprar un reproductor de música nuevo

Saludos, queridos lectores. Siguiendo la filosofía de mi buen amigo Clay, en Flopgames estamos elaborando una serie de artículos que pretenden seros útiles, además de informaros. En este caso le toca el turno a uno de los gadgets de mayor uso masivo de nuestros días: los reproductores de música. Y es que estos objetos se han ido popularizando muchísimo en las dos últimas décadas, pues gracias a ellos somos capaces de escuchar nuestra música preferida en donde quiera que estemos, empleando para ello un tamaño razonable de espacio físico y electrónico. Aunque su elección no requiere un conocimiento tan profundo como el necesario para elegir por ejemplo, un televisor o un ordenador, no es menos cierto que algunas puntualizaciones y advertencias pueden beneficiarnos al elegir nuestro reproductor favorito, ya que existen tantas marcas y estilos como utilidades quieran dársele a este versátil objeto. Esto es precisamente lo que pretendemos analizar en esta entrada, que esperamos sea de vuestro agrado.

Tan extendido en su momento que llegó a convertirse en un icono cultural de los años 80, el Walkman, era un pequeño reproductor rectangular que usaba el casete para almacenar su música. Dada su escasa capacidad de grabación (del orden de 60 minutos), éste fue a su vez sustituido por el Discman en 1984 (D-50), al advertir la compañía Sony, el enorme potencial emergente de un nuevo tipo de soporte digital de almacenamiento de información denominado Compact Disc (el famoso CD). Se convirtió en el icono cultural de los 90, de la misma forma que lo hizo el Walkman en los 80. Sin embargo, en la red de redes estaba gestándose ya una verdadera revolución de formatos de música, que acabarían sublevándose contra el hasta entonces monopolizado Audio a lo largo del nuevo milenio y hasta nuestros días.

Desde principios de los 80, y hasta los comienzos del nuevo milenio los reproductores de música por excelencia fueron el Walkman y el Discman, que vinieron a sustituir al famoso vinilo, el último formato de sonido basado en la reproducción mecánica analógica. Aunque una revolución en su momento, dada la decente calidad del audio estéreo, la popularización de Internet y la nueva era de la información abrían paso al MPEG-1 Audio Layer III, MPEG-2 Audio Layer III o más comúnmente conocido como MP3, un nuevo tipo de formato musical que reproduce música de forma incompleta (la señal se aproxima gracias a un procedimiento/algoritmo “de pérdida”), pero eficaz y con mucho menos espacio consumido por pista musical. A éste le sucedió el MP4 que también era susceptible de reproducir vídeo, y otros archivos derivados según las múltiples compañías que hoy por hoy oligopolizan este mercado. Vamos a centrarnos pues, en una serie de aspectos para ayudaros a gestionar vuestra compra de uno de estos útiles ingenios de la manera más personalizada posible.

– Presupuesto:

Aunque en la actualidad estos aparatos se comercializan y venden como churros, lo que por ley de “oferta – demanda” ha conseguido disminuir su precio notablemente con respecto a hace unos años (10 o por ahí), no es menos cierto que en el mundo en el que vivimos, por desgracia, los aparatos electrónicos tienen cada vez peor calidad. Esta característica se conoce como “obsolescencia programada“, y es el “padre nuestro” de nuestro derrochista sistema económico actual. ¿Qué quiero deciros con esto? Pues que el uso que le vayamos a dar a nuestro MP3 es crítico si queremos ahorrarnos dinero en su compra.

Si a nuestro aparato le vamos a dar un “uso tranquilito”: para ir en cualquier medio de transporte, caminando despacio por la calle, estudiando en una biblioteca, etc; en principio podemos recurrir a cualquier modelo (hablaremos más adelante de las características de algunos de los que vamos a exponer) sin miedo, y aquí el precio ya dependerá de la mayor o menor cantidad de funciones de las que el aparato disponga (algo similar a un teléfono móvil), como detallaremos en otro apartado.

Sin embargo, si nuestro objetivo es emplearlo para fines que pueden comprometer su integridad física (actividades deportivas, de gimnasio…), bien sea por esfuerzos, corrosión o tirones, entonces es recomendable adquirir, por menos precio, un MP3 diseñado especialmente para este tipo de actividades. Se pueden encontrar en cualquier centro comercial, e incluso tiendas deportivas (como Decathlon), y suelen tener un diseño muy sencillo con una carcasa resistente que en caso de golpe amortigua el golpe produciendo una deformación reversible de la misma en aras de no comprometer el simple intrincado electrónico del que disponen. Si sois asiduos al deporte mi consejo es que os hagáis con uno de estos, porque aparatos más complejos tendrán una tendencia muy grande a averiarse (os lo digo por experiencia propia).

Los MP3 especiales para actividades deportivas suelen ser mucho más duraderos que los Mp4, Ipod y en general, dispositivos más complejos que sulen estropearse casi con darles un pequeño “suspiro”. Es bien cierto que suelen ser muy simples. “GoZipy” por ejemplo, que es el que yo uso y constituye por cierto un regalo de cumpleaños de parte de nuestro querido Staff, está compuesto por una simple carcasa circular de apenas unos centímetros de radio. No tiene pantalla ni funciones, sólo un pequeño LED que indica cuándo está funcionando, y las funciones básicas de encendido, apagado y regulación de volumen. Simple pero resultón y duradero a prueba de balas. Por 20 pavos os podéis hacer fácilmente con uno.

Otro aspecto a considerar que mucha gente olvida es el de los auriculares. Los aurículares son los componentes encargados de reproducir la señal electrónica (transformada en acústica por el aparato), en nuestros oídos. Evidentemente el precio aquí repercute tanto en la calidad estructural del material (a más precio, más duraderos suelen ser los auriculares generalmente), como en la calidad sonora (a mayor precio, mayor nitidez en el sonido). La diferencia es apreciable entre auriculares pequeños y auriculares de headset. Sin embargo, todo se acaba rompiendo más tarde o más temprano. Así que si sois grandes consumidores de cascos (auriculares), tenéis que percataros de que la mayoría de los fallos sobrevienen generalmente por un defecto estructural en el cable (rotura, doblez inadecuada o tirones que generan mucha tensión…) que los une al aparato. Por tanto, un par de consejos prácticos: comprar auriculares inalámbricos o bien adquirir auriculares cuyo cable esté protegido con tecnología de la NASA y “a prueba de balas”. Mi buen colega Bertacas nos expone un ejemplo en esta entrada.

Los famosos auriculares de orejera (“headset”) suelen ser bastante duraderos, difíciles de romper y proporcionan una buena calidad de sonido al usuario. No obstante, no los recomiendo para un uso urbano (ir a la calle, a clase, de compras…), ya que dado su enorme espacio son difíciles de guardar. Su uso es encarecidamente recomendable para labores caseras (en un ordenador, por ejemplo), puesto que además de lo citado anteriormente, producen mucho menos daño a nuestros oídos que los aurículares pequeños (que concentran toda su potencia acústica en poco espacio). Por su parte, unos auriculares recubiertos de Titanio y Kevlar, quizá puedan ser la solución al deterioro masivo de estos pequeños e imprescindibles componentes… Sin embargo el sentido común, que es el menos común de los sentidos, es nuestra mejor adquisición intelectual: si queréis que unos auriculares duren, ¡cuidadlos! Procurad evitar los tirones, dejar al MP3 colgando de ellos y cuando acabéis de usarlos, desconectadlos del aparato y dobladlos cuidadosamente de forma que se puedan guardar sin dañarlos.

– CONSUMO ELÉCTRICO:

Desde hace unos años, se ha generalizado el uso de baterías recargables frente a irrecargables (pilas) en la gran mayoría de dispositivos electrónicos. Este hecho es evidentemente positivo, ya que las antiguas pilas producían reacciones químicas altamente contaminantes, irreversibles e irreciclables; por no hablar de su elevado precio. En la actualidad, os recomiendo que os fiéis sobre todo de las llamadas baterías de ión litio (que son las que suelen llevar un gran número de componentes electrónicos). La mayor parte de reproductores de música de hoy en día suelen tener una independencia (tiempo que pueden estar funcionando de manera permanente sin conectarse a la red eléctrica para cargarse) de entre 10 y 20 horas, así que cuando vayáis a compraros uno de estos aparatos, contrastad estos datos y preguntad sobre ellos al fabricante/dependiente.

Hay algunos de estos dispositivos (sobre todo los más sencillos, como el GoZipy que mentaba anteriormente) que no traen un adaptador de red, sino un simple cable USB. Estos últimos están pensados para ser cargados en un ordenador. En el tiempo que conectamos el aparato al USB para meter música, por ejemplo, el artefacto ya aprovecha automáticamente para drenar parte de la energía eléctrica del ordenador para utilizar en su propia carga. Si esta opción os parece muy incómoda, que no cunda el pánico, pues los adaptadores de red se venden por separado por un módico precio (entre 5 – 15 euros), en las propias tiendas donde se pueden comprar estos aparatos, así que no descartéis un modelo que os parezca decente por esta tontería. Y ya que hablamos de adaptadores, no os olvidéis nunca de haceros con los adaptadores específicos de cada país siempre que salgáis de viaje a lugares que no usen nuestra misma red eléctrica (en España: 220 V – 50 Hz). Sed previsores si vais a Reino Unido, Estados Unidos o Japón, por ejemplo…

 Las baterías recargables tienen pese a todo, una gran pega. Como cualquier componente eléctrico se desgastan por cada cierto número de ciclos de carga por fenómenos de histérisis en sus productos químicos. Para retardar en la medida de lo posible estos efectos nocivos que harán que las baterías cada vez duren menos y/o necesiten más tiempo de carga (lo que coloquialmente se llama “viciado”), es conveniente saber unas cuantas cosillas sobre las cargas/descargas de las mismas. En esta buena página nos dan algunos consejos de carácter general para prolongar la vida de nuestras baterías de ión – litio. Intentaré complementarlas con matices de Ingeniería Eléctrica para explicar el motivo de cada consejo y me gustaría que si algún lector experto en el tema conoce más pautas las expusiera para poder incluirlas en esta lista, que de seguro será útil también para las baterías de portátiles (pues también son de ión – litio la gran mayoría). En una batería de ión litio:

– Es preferible la descarga parcial a la descarga total del aparato. Puesto que las baterías de ión – litio no tienen “memoria” como las de Níquel – Cadmio, es preferible iniciar la carga del MP3 antes de su descarga completa (cuando le reste por ejemplo, un 20-30% del total), de forma que las cargas se vuelvan más frecuentes. Estos ciclos incompletos impiden que se sigan produciendo reacciones químicas residuales en los componentes, una vez agotado el electrolito, lo que sólo lleva al daño de la misma.

No conviene dejar la batería conectada a la red eléctrica una vez cargado por completo el aparato. Por un motivo muy similar al anterior, una vez cargado nuestro aparato, y restaurados por completo los electrolitos que posibilitarán las reacciones que darán lugar a la energía necesaria para el funcionamiento del aparato, seguir aportando energía exterior a la batería por parte de la red, sólo puede causar efectos perjudiciales en forma de reacciones químicas no deseadas que pueden llegar a dañar e incluso producir componentes no deseados en la batería.

La temperatura influye notablemente en la vida útil de una batería. Concretamente, las altas temperaturas la disminuyen y las moderadamente bajas (MODERADAMENTE) la aumentan. Conclusión: lugares fresquitos, bien ventilados y exentos de radiación son preferibles a lugares cálidos. Es más, alguna gente recomienda guardar las baterías en la nevera (a temperaturas de 2- 3ºC) cuando no vayan a usarse durante un largo periodo.

No almacenar baterías. Las baterías en desuso pierden parte de su vida útil al estar almacenadas y comienzan a descargarse solas, por lo que es preferible su uso continuo que no su almacenamiento para tiempos futuros.

 – ¿MP3, MP4, IPOD…?


En este apartado entra en juego el gusto preferencial del consumidor, ya que todos estos aparatos, aunque de compañías distintas, son capaces de reproducir música con una calidad bastante equiparable. Sin embargo conviene tener presentes los siguientes aspectos:

Los antiguos MP3, aunque ya algo desfasados, podrían seguir siendo una buena opción para aquella gente (sobre todo adultos) que busca una opción sencilla para reproducir música y escuchar su radio de toda la vida. Por un precio módico hallarán en los MP3 una enorme versatilidad de marcas (ver más adelante), con gran variedad de tamaños y memorias. Si lo único que quieres es escuchar música, oír la radio, grabar sonido y (ocasionalmente) leer algún archivo de texto, tu opción es el MP3.

Los reproductores MP4/MP5 son los descendientes de los MP3. Se caracterizan por tener más funciones que los primeros (guardar imágenes, vídeos, incluir videojuegos; además de las propias de sus antecesores). No son excesivamente caros, ya que el mercado se ha saturado de ellos en los últimos años. Ideales para gente que prefiere tecnología moderna a un precio asequible, pero también menos duraderos (generalmente) que los MP3 de toda la vida, por los motivos comentados anteriormente.

– Los Ipod son una creación propia de la compañía Apple, tan de actualidad por el reciente fallecimiento de su creador. Los Ipod son unos aparatos muy sofisticados que llevan incorporada memoria Flash, buena calidad de sonido, capacidad de las últimas versiones para ver vídeos e incluso posibilidad de reproducir distintos formatos de audio. Grandes capacidades, pantalla a color y diseño atractivo. Pero no es oro todo lo que reluce. Sus mayores incovenientes: precio, estabilidad y necesidad de descargar un programa/software especial de ordenador (iTunes) para poder grabar y sincronizar la música en él. Son enormemente caros y debido a la complejidad de su sistema tienen una tendencia muy grande a averiarse con suma facilidad. Si te gusta Apple y quieres gastarte un pastón en uno de estos aparatos, esta es tu opción. Ver enlace para complementar información. No obstante el Ipod shuffle es una maravillosa opción para los deportistas, tanto por su ligero peso como por sus resistentes y duraderos auriculares (quien lo diría, con esta compañía que un tiempo atrás tuvo problemas judiciales con la durabilidad de los productos).

– MARCAS:

Si lo que queréis es que os aconseje algunas marcas, tranquilos, voy a hacerlo. Sin embargo y ante todo, lo que quiero dejar es un mensaje bien claro, que es el que debería predominar en este apartado de la entrada: no os ceguéis por las marcas. No se debe olvidar nunca que, al fin y al cabo, las compañías/marcas adquieren buena parte de su fama gracias al marketing y la publicidad. Esto no dice nada a priori de la calidad del producto, sino de la calidad del anuncio y de la capacidad de persuasión que la empresa tiene sobre el público. Ergo, a sabiendas de esto y volviendo a la ya comentada “obsolescencia programada”, podría darse que las marcas más famosas sean las que peores productos hacen (precisamente porque ellas conocen a la perfección su capacidad de influencia sobre el consumidor). Por tanto querido lector: juicio crítico. No te dejes engañar. Siempre contrasta empíricamente hechos, datos y busca, pregunta. “Lo importante es no dejar de hacerse preguntas”. Nunca tengas vergüenza por pensar.

Como tecnología MP3/Mp4 yo recomiendo encarecidamente LG y sus MP3 táctiles. En lo particular, el mejor y más duradero MP3 que he tenido en mis manos. Presumiblemente la tactilidad en estos aparatos juega con ventaja, ya que al no haber teclas, éstas no acaban fallando por la presión y el movimiento constante de los dedos. Sin embargo, cualquier otra opción con reconocimiento mundial como Philips, Samsung, Sony… suele ser una opción segura, tanto por calidad del aparato, como por fiabilidad de la garantía. Inconveniente: su precio.

Las marcas chinas: TITAN, GT, XSOOND…, están fabricadas por las mismas ensambladoras y no ofrecen tanta calidad, pero sí un precio mucho más asequible. Este precio (por el motivo anterior) debería ser más o menos uniforme, así que no os dejéis timar si véis mucha diferencia entre por ejemplo, un producto TITAN, y otro GT de las mismas características.

En cuanto a Apple, una buena opción de compra es el Ipod Nano.

 CONSIDERACIONES FINALES:

Además de los magníficos consejos propios a la compra de cualquier aparato electrónico nuevo expuestos algunos de ellos por Clay en su artículo del televisor, que no detallaré más de lo que ya lo ha hecho él: verificación de que el aparato adquirido es de primera mano, verificación de que todos los componentes necesarios para el correcto funcionamiento del aparato se hallan en su caja (en el caso que aquí nos atañe: reproductor MP3/MP4, cable USB de conexión, adaptador de red (opcional), auriculares, librito de instrucciones y mini – CD con drivers del aparato (opcional)) y conservación por parte del usuario de la factura y la garantía por si acaso se dan posibles errores de funcionamiento durante el plazo de tiempo cubierto por la misma; algunas pautas “sanas” para el correcto uso y funcionamiento del aparato son las siguientes:

Cuidar el aparato. Evitar caídas y golpes. No guardarlo en bolsillos apretados o con presencia de objetos punzantes (llaves).

Permitir un descanso al aparato y a nosotros mismos. No sólo por el posible calentamiento y fatiga del reproductor es por lo que no debería estar operativo todo el día, sino por nuestra propia salud. Estar todo el día con auriculares en los oídos acostumbra a nuestro tímpano a sonidos cercanos, produciendo cierta sordera crónica con el tiempo, la cual se incrementa con los aumentos de volumen. Además, al igual que las TVs, estos aparatos producen cierta radiación, que aunque en la franja de ondas de radio, a pesar de no ser nociva, tampoco es recomendable.

Limpieza periódica exterior e (si es posible abrirlo) interior del aparato, para eliminar polvo y elementos externos que puedan interferir en su funcionamiento.

Pues eso es todo por el momento queridos lectores, así que ya sabéis, cuando vayáis a compraros cualquier aparato electrónico no dejéis de visitarnos, pues podemos daros algún consejillo de utilidad. Un afectuoso saludo a tod@s.

Escrito por Knuck.

6 Responses to Consejos para comprar un reproductor de música nuevo

  1. Clay dice:

    Muy buena entrada. Me ha gustado que mi artículo haya creado escuela XD La verdad es que me alegro mucho cada vez que veo un artículo de este estilo, ya que a mucha más gente de la que os pensáis le resultan útiles.
    Yo personalmente llevo años sin usar el mp3, pero si es para música solo, un mp3 zipy básico es la mejor opción, los iPod son para pijos XD

    • Knuck dice:

      Claro que sí hombre, yo por mi parte si gustan no tengo en problema de hacer más entradas de este estilo. Todo sea por ayudar al prójimo xD

  2. isura dice:

    Compprarse un reproductor de musica es igual de onteligente que comprarse un walkman. Con los moviles que hay ahora no hace falta ni mirarselos.

    • Knuck dice:

      Hombre, en parte estoy de acuerdo y en parte no, con eso que dices. En primer lugar el tema del espacio. No todos los móviles son cómodos en cuanto a espacio se refiere, y hay gente que puede preferir cositas mucho más pequeñas (hay reproductores enanos). Por otra parte, el tema del deporte…No sé tú… pero yo no me llevaría mi móvil a correr, o al gimnasio. Y por último el tema de espacio informático. Aunque los móviles de ahora tienen buena memoria, yo prefiero sinceramente dejar su espacio para meter otro tipo de aplicaciones (sobre todo en los android) y aprovechar la bastísima capacidad que uno de estos aparatos me puede proporcionar para meter música… No sé cómo lo ves.

      Por otra parte, como bien dices y quitando temas de consumo de batería, los móviles de ahora son la hostia y tienen de todo, y por ello aprovecho desde este comentario para decir a los lectores que reflexionen sobre lo que acabas de decir, que a lo mejor efectivamente puede compensarles comprar un móvil. Aunque al escribir este artículo pienso sobre todo en gente adulta que quiere algo sencillo y no entiende mucho del tema. Un saludo Isura!

  3. Louis dice:

    La verdad que todos estos consejos están muy utiles. Muchas gracias desde Colombia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: