Harry Potter en la Game Boy Color

Harry Potter and The Sorcerer's Stone

Harry Potter es ya un icono de la cultura pop actual. Famoso no solo entre los jóvenes lectores ingleses como en sus comienzos allá por el verano del 97; su imagen se ha popularizado a lo largo y ancho de todo el mundo gracias a los libros, las películas, y como no, los videojuegos. En esta ocasión voy a hablaros de dos desconocidos, las versiones para Game Boy Color de La Piedra Filosofal y La Cámara Secreta. Dos juegos de rol de la vieja escuela a tener muy en cuenta.

El otro día, en mi recordatorio de los Zelda Oracle of Seasons & Ages ya mencioné que Game Boy Color tuvo un ciclo glorioso al final de su vida comercial. Una serie de lanzamientos de gran calidad, que aprovechaban al máximo las capacidades de la consola, y que son sin lugar a dudas, joyas ocultas dentro del catálogo de Game Boy, y extrapolando, del mundo de los videojuegos. Dentro de estos juegos, a mi modo de ver destacaban los Harry Potter.

Griptonite Games, un estudio interno de Electronic Arts especializado en el desarrollo de juegos de películas para consolas portátiles, fue el encargado de desarrollar ambos juegos. Este estudio no tiene ningún “clásico” de los videojuegos en su trayectoria y sí bastante bazofia, la verdad. Pero entre muchos títulos mediocres, destacan los dos Harry Potter de GBC o el Assasin’s Creed Bloodlines de PSP, como títulos bastante decentes. La Piedra Filosofal salió a la venta el 15 de Noviembre del 2001, mientras que su continuación, La Cámara Secreta, lo hizo exactamente un año más tarde, el 15 de Noviembre del 2002. Luego, el estudio también desarrolló la tercera parte, el Prisionero de Azkabán, para GBA y PC, que aunque no era un mal juego, poco tenía que ver con los dos primeros.

 
Ahora me acerco por detrás al Peluca, y le doy el palo…

Lo primero que destaca de estos juegos, a diferencia del resto de versiones, es que no están basados en las películas, sino directamente en los libros. Este hecho provoca que muchos personajes o situaciones de los libros, obviadas en las películas de la Warner, sí podemos disfrutarlas en nuestras vetustas Game Boy Color. Personajes como Peeves, o sucesos como la entrega del Dragón Norbert aparecen en los cartuchos de estos juegos, pero no así en los filmes homónimos.

Sobre los juegos en sí, como mencioné antes, son juegos de rol puros y duros. De la vieja escuela de Final Fantasy, Dragon Quest y compañía. Un mapeado a investigar, en este caso el Castillo de Hogwarts y alrededores; combates por turnos contra multitud de enemigos, y una historia interesante que se desarrolla poco a poco mediante unos personajes carismáticos. La historia como he dicho, es la misma que la de los libros, aunque se han añadido tareas secundarias para aumentar la duración. La mayoría de estas tareas consisten en misiones que nos mandan los profesores, y que se traducen en derrotar algún tipo de enemigo en concreto o recolectar una serie de objetos. No tienen tanta gracia como las misiones principales, pero ayudan a alargar de manera amena la duración del título. El modo en que se juega a ambos títulos es idéntico, manejando a Harry, debemos movernos por todo el mapeado, investigando y cumpliendo para ello las tareas y objetivos que nos mandan los profesores y compañeros. Los enemigos aparecen en pantalla como nubes azules, y al chocarnos contra ellos, se inicia un menú de combate, típico del género, con las opciones de atacar, usando diferentes hechizos como el archiconocido Flipendo, el Vermillous, Incendio, Petrificus Totalus, etc. La opción de usar objetos, pociones básicamente para recuperar salud, y la tradicional “huir”, que no estará disponible en los combates inevitables, pero sí contra la multitud de ratas y demás fauna que puebla Hogwarts. También está la opción de usar los cromos que hemos obtenido, que son como invocaciones, ataques especiales muy espectaculares, pero la verdad es que es mejor conservarlos para la colección, y no gastarlos en combate.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Harry no tiene ojos en estos juegos… Lleva unas gafas blancas translúcidas que de todos modos, no le incapacitan para jugar bien al quidditch…

Si salimos victoriosos de los combates, obtendremos experiencia, que desbloqueará nuevos hechizos y nos hará más fuertes al subir de nivel. La duración del título como he dicho, es satisfactoria. Quizás, y porque en parte está orientado a un público infantil, puede hacerse algo corto y sencillo. Pero si exploramos al máximo el castillo, recolectamos todos los cromos y hechizos, completar el juego llevará algún tiempo. La dificultad de este cartucho, es curiosa, al principio es algo complicado, porque Harry tiene un nivel muy bajo, pero a medida que avanzamos, la cosa se relaja y se hace más que asequible. Para compensar, están los jefes finales, que sí tienen una dificultad más alta, y pueden llegar a irritar si no tenemos un nivel lo suficientemente alto. Pero hay un pequeño truco o ayuda que nos facilitará en sobremanera acabar el juego. Usando el combo, Petrificus Totalus, que petrifica, y Mucus Ad Nauseam, que envenena, conseguiremos superar todos los combates difíciles del juego. Además, hay otro hechizo cuyo nombre no recuerdo que paraliza, y se podía combinar con el Petrificus, para aumentar el “bucle”. Así los enemigos se envenenan lentamente, y no pueden atacarnos. Es una técnica bastante lammer, pero ahí está por si la necesitamos en algún momento dado. También podremos equipar a Harry con distintos objetos, básicamente gorros y túnicas que aumenten nuestro poder.

Tres son multitud… pero matan ratas sin acritud.

En cuanto a las diferencias entre ambos juegos, a parte de la lógica historia con una trama nueva, nos encontramos conque podemos usar a Harry y a sus amigos; en la Piedra Filosofal, solo manejamos al Niño que sobrevivió, pero en La Cámara Secreta, Ron y Hermione son también controlables. El quidditch, el famoso deporte mago hace aparición también en la segunda parte, aunque no es un minijuego demasiado elaborado ni divertido. Los jardines de alrededor de Hogwarts, también se pueden explorar en profundidad, y existen nuevas clases, que otorgan mayor variedad al conjunto, siendo La Cámara Secreta, más completo en este sentido que La Piedra Filosofal.

El apartado técnico es bastante bueno. Al ser uno de los últimos títulos de la consola, la calidad gráfica y de sonido es superior. Mostrando unos escenarios muy coloridos, personajes bastante detallados, y un sonido que recrea la BSO de las películas, creada por el maestro John Williams, con bastante eficiencia. A veces, algunos personajes, sobretodo los menos importantes, aparecen poco detallados, así como algunos enemigos que se repiten bastante, por ejemplo ratas, ratas gigantes y ratas negras, son uno de los lunares del juego. Pero si pasamos por alto estos pequeños inconvenientes nos encontramos con unos juegos muy chulos.

Unas aventuras con miga y divertidas, rol y minijuegos mezclados con solvencia, hacen de los Harry Potter de Game Boy Color unos juegos más que recomendables, sobretodo para los fans del mago más famoso del siglo XXI, aunque igualmente recomendado para cualquier videojugador de la vieja escuela. No son un clásico de los videojuegos, y tampoco nadie se acordará de ellos en los tops de los más vendidos o los mejor valorados por la crítica, pero sin embargo, todo el mundo que haya jugado a estos juegos, los recordará con cariño. Y aunque no sean obras maestras del género, sí que son notables, y desde luego, mucho mejores que el resto de títulos de la saga, que empezaron a decaer paulatinamente, y que con el último aparecido en el mercado, Las Reliquias de la Muerte Parte I, ha tocado fondo, con un juego horrendo.

harrypotterreliquias

Sin duda, el peor juego de la saga, y de lo peor que se pudo jugar en consolas en el año 2010…

Así que si has probado este truño recientemente, qué mejor manera de lavar la memoria de Harry Potter que con estas enormes “pequeñas” aventuras que son los juegos de rol para Game Boy Color.

Escrito por Clay.

7 Responses to Harry Potter en la Game Boy Color

  1. bertacas dice:

    Es una lástima que este tipo de juegos se pasen por alto, simplemente por salir en la última parte de la vida de una consola.

  2. Knuck dice:

    Tiene muy muy buena pinta. Yo en su día tuve el 1 y el 2 para la PS, y estaban muy muy bien. Buen artículo Clay!

  3. gugi dice:

    Como me gustaban a mi estos dos juegos,aparte eran muy rejugables,cosa qe juegos de hoy en dia no consiguen.

  4. masterfap dice:

    Muy buena entrada, si señor, la Gameboy color tuvo grandes juegos antes de su muerte

  5. amarres dice:

    Cuando uso un hechizo algunas veces funciona parcialmente.
    ¿Existe algun tipo de efecto secundario?

  6. Joe rojas dice:

    Recuerdo este juego no soy fan de harry ni nada por el estilo si me gustan sus películas pero este juego en concreto lo jugué la piedra filosofal en mi game boy no sabia que había otro después de este artículo lo encontré hoy en Mercadopago y lo he comprado después de casi unos 9 años sin jugar en mi game boy el miércoles jugaré nuevamente con el l título de la cámara secreta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: